Archivo de la etiqueta: alicante

Castillo de Guadalest

Guadalest (Alicante) es uno de esos pequeños municipios de España que, sin quererlo, se han convertido en uno de los más turísticos, debido sin duda a su proximidad a Altea, Benidorm y otros destinos de playa europeos, pero aún así tiene el mérito de conseguir arrancar a los extranjeros de la orilla del mar para llevarlos a ver y recorrer algo de historia.

Llevaba diez años en Valencia y otros tantos con esta visita pendiente, y al final ha sido un cambio de planes fortuito el que nos llevó a caer aquí, sin esperarlo ni planificarlo, pues andábamos perdidos por el interior de la provincia de Alicante y nuestro camino de vuelta a casa pasaba por aquí.

Realmente hasta que te plantas delante de esta abrupta montaña no tienes conciencia de lo que estás viendo, es un trozo de rocas con mil años de historia que se queda pequeña al lado de las que la rodean, y es que se encuentra en un valle abrazado por las sierras de Aitana, Aixortà y Serrella, y aún así desde lo alto se puede llegar a ver Altea en días despejados.

Al hablar de Guadalest nos referimos al conjunto de la montaña, pero en realidad engloba dos castillos y al pequeño pueblo en sí mismo, la Fortaleza de la Alcozaiba y el Castillo de San José. El acceso al recinto se realiza bordeando por la derecha la montaña y a través de un túnel excavado en la misma roca.

Las dos fortalezas son de origen musulmán y del s.XI. Tras la conquista de la villa por parte de Jaime I, el pueblo fue cedido a varias familias, entre ellos los Cardona, que nombraron a los Orduña (de origen vasco) alcaides y gobernadores de Guadalest.

Tras el gran terremoto de 1644 que destruye buena parte de los castillos se levanta la Casa Orduña cuya familia alcanzaría su mayor poder en los siglos XVIII y XIX.

Al otro lado del macizo montañoso destaca el campanario de la Iglesia de la Asunción al que se accede a través de la Casa Orduña.

La Casa Orduña es un gran exponente de los gustos estéticos de la burguesía de la segunda mitad del s.XIX. A lo largo de la visita se accede a las distintas dependencias de que disponía la vivienda, desde la cocina hasta los salones nobles y despachos de los señores.

Por unas escaleras interiores solo accesibles desde la propia vivienda se accede al conjunto del Castillo de San José.

Declarado en 1974 Conjunto Histórico-Artístico, Guadalest es en su conjunto una especie de zoco donde las tiendas y restaurantes se mezclan con los museos, y es que hay unos nueve museos en tan diminuto núcleo: el de miniaturas, el etnológico, el de la tortura, el de Antonio Marco con su belén ecológico, el de saleros y pimenteros… el caso es tener a los turistas entretenidos 😛

Vale la pena darse una vuelta de punta a punta del pueblo, es muy agradable y el hecho de estar completamente peatonalizado lo hace todavía más encantador.

En los bajos del ayuntamiento encontramos excavadas en las rocas las antiguas mazmorras del s.XII.

Las vistas de los alrededores montañosos así como del pantano de Guadalest son increíbles desde el Castillo…

Y aquí dejamos, de vuelta a casa, otro capítulo de la historia de España, acercaos a Guadalest, no os arrepentiréis.

CAMPANARIO DE LA IGLESIA ASUNCIÓN

Castillo de Perputxent en Lorcha

En la excursión de este fin de semana nos acercamos a la provincia de Alicante para hacer una pequeña ruta. El plan inicial era visitar los castillos de Perputxent (L’Orxa) y de Alfofra (Confrides), sin embargo al llegar a este último no encontramos por donde subir hasta la cima de la montaña con lo que tuvimos que desistir.

En la entrada a la localidad alicantina de L’Orxa y tomando un desvío casi sin señalizar, bueno sí, señalizado como «camino privado», llegamos a la colina sobre la que se levanta, dominando el valle del río Serpis, este castillo, considerado uno de los más hermosos de la Comunidad Valenciana por su planta, irregular por el terreno pero imponente a lo largo del cerro.

Antes de continuar he de decir que que la subida a la fortaleza no es sencilla, no hay camino ni pista sino que hay que subir «monte a través» por la colina tal cual la veis en la imagen. Hay un pequeño cartel que indica algo así como «Castillo 25 minutos» y que señala hacia arriba por un pequeño camino entre los campos y los árboles, pues bien, sí, es por ahí… hasta que el camino desaparece y comienza el momento de escalar arrastrándose literalmente.

De todos modos vale la pena sufrir un poco, total, ¿para qué has llegado hasta aquí si no? :P. Al recinto fortificado se accede a través de los restos de las antiguas murallas, bastante en pie todavía, aunque he de avisar de nuevo que todo el entorno e incluso el interior están completamente cubiertos de maleza y de árboles lo que hace la visita difícil e incómoda, está totalmente descuidado, como siempre, no entiendo que un atractivo semejante se mantenga en este estado de ruina total con amenaza de desprendimientos.

El origen del castillo es árabe, aunque inicialmente era solo un albácar (pequeño refugio para la población). Tras la Reconquista, Jaime I (el de siempre) lo cede a la Orden del Temple y tras la disolución de ésta en 1317 a la Orden de Montesa y es a partir de entonces cuando se tienen las primeras referencias a L’Orxa. Los caballeros de éstas órdenes militares fueron quienes reconstruyeron y ampliaron el castillo original hasta darle el aspecto final (no el actual, ruinoso :P), aún se pueden distinguir fácilmente el originario castillo musulmán de las ampliaciones cristianas.

No hay mucho más que decir sobre el castillo, vale la pena por la planta que tiene y por su situación en un pequeño cerro, lástima el estado de «no» conservación en el que se encuentra, hay que moverse con mucho cuidado no sólo por la vegetación sino también por posibles desprendimientos.

Aún así, muy recomendable si te gustan los castillos ya que este es uno de esos completamente desconocidos y sin embargo de los mejores.

Justo a los pies de la colina donde se levanta el castillo pasa una Vía Verde, una de aquellas antiguas vías de tren que han sido retiradas y ahora son el paraíso cicloturista. Ahí vemos una foto con la vetusta estación abandonada frente a la fortaleza. El tren debió ser importante para el desarrollo del pueblo, comimos en un restaurante de L’Orxa (nada del otro mundo, raciones y poco más que destacar) y tenía las paredes llenas de fotos antiguas con el tren de protagonista, creo que lo mejor del sitio :P.

Castillo de Forna

¡Qué pesado el tío este con los castillos! Pues sí, no lo puedo remediar, siento una enorme debilidad por estas construcciones con más de mil años de historia y que ahí siguen en pie, unas con más suerte que otras, pero ahí están.

Hoy nos acercamos a la localidad alicantina de Forna, a escasos 35km de Denia y que esconde una de las fortificaciones más impresionantes de la Comunidad Valenciana, lo descubrimos por casualidad googleando y tardamos bien poco en acercarnos. Venga va, voy a contar esa verdad que ya casi todos sabéis, estas excursiones son la excusa para darnos un homenaje en forma de comilona :P.

DSC_0792

Bueno, a lo que íbamos.

El castillo se encuentra en el monte de Forna, perteneciente al ayuntamiento de l’Atzúvia, y desde él se tienen unas vistas espectaculares de toda la zona llegando incluso a verse la costa y el mar.

DSC_0819

La fortaleza es simplemente impresionante, grande y robusto, desde el exterior parece un bloque inaccesible. De planta cuadrada y flanqueado por cuatro torreones (uno más grande que los demás) con un gran patio central, su origen hay que buscarlo en le época almohade (finales del s.XII principios del s.XIII). En el s.XV se reforma dándole el aspecto que hoy podemos ver, con un carácter más palaciego que defensivo.

DSC_0816DSC_0813

Jaime I (cómo no), lo conquistó para el Reino de Aragón en 1258 y éste lo cedió a Bernat Guillem para que se encargase de su administración. A partir de aquí, y como la mayoría de castillos, pasa por distintas manos, bien por herencias bien por cesiones, hasta que en 1435 llega a la familia Cruilles, que crea la Baronía de Forna, y en cuyo poder estaría la fortaleza hasta el s.XVII momento en el que vuelven los movimientos sobre la propiedad junto al título de Barón hasta su abandono definitivo en 1963.

DSC_0810DSC_0806

Como dato curioso, en los pocos documentos escritos que existen nunca se hace referencia directa al castillo sino a la localidad de Forna al completo, algo extraño teniendo en cuenta que no pasa precisamente desapercibido.

Actualmente el castillo pertenece al ayuntemiento de l’Atzuvía.

DSC_0803

No pudimos acceder al interior, para hacerlo se debe concertar la visita llamando al ayuntamiento, una lástima que no haya nadie aunque sea los fines de semana. Cuando fuimos nosotros no éramos los únicos, había como una docena más de personas, una pena que nadie pudiese entrar. DSC_0797

El exterior, como ya he comentado, se encuentra perfectamente conservado con sus muros originales. Dicen que es probablemente el castillo mejor conservado de la provincia de Alicante, casi nada, de ahí que tenga una enorme importancia en el estudio de la época medieval.

DSC_0795DSC_0794

A comer

Tras la visita matutina nos acercamos a Restaurante Mena, en Denia, un clásico de la zona, en la carretera hacia Javea bordeando la costa. Muy importante hacer reserva previa, sobre todo en verano, pero se llena todo el año. Las vistas desde la terraza son espectaculares ya que está levantado justo encima del mar.

DSC_0831Nada de lujos, el clásico restaurante de playa venido a un poco más pero que responde a las expectativas. Excelente relación calidad/precio, pescados y mariscos de calidad y muy buenos arroces junto a un servicio eficiente. ¿Qué más se puede pedir?

Puntilla

08122009(002)

Arroz con bovagante

08122009(004)

Postres

Lo siento, no recuerdo los nombres. Debajo de todo, detalle de la casa 🙂

08122009(007)08122009(008)

08122009(009)

Y aquí terminamos otro día de viaje histórico-gastronómico. Nos encantó el castillo mucho más de lo que esperábamos y nos quedamos con las ganas de ver el interior. Quizás algún día nos animemos a volver porque vale la pena.

Castillo de Sax

Hoy vamos con uno de los que a mi me gustan, un castillo en toda regla.

En la localidad alicantina de Sax encontramos imponente el castillo del mismo nombre, bien visible desde la misma autovía Alicante-Albacete-Madrid, no tiene pérdida.

La primera sorpresa nos la llevamos al llegar al recinto de acceso. Está cerrado al público de manera permanente, no tiene horario de apertura propiamente dicho, pero puedes visitarlo casi en cualquier momento. ¿Cómo es eso? Fácil, debes pedir la llave en el cuartel de la Policía Local, sí, como has oído, te dan las llaves del castillo 😛 .

Se accede desde una especie de paseo arbolado, también cerrado con una gran verja pero que el peatón puede esquivar sin problemas, y llegas a la puerta de madera donde tienes el candado que abre la llave en cuestión.

Castillo de Sax

Es increíble que un castillo en este estado y completamente restaurado no tenga ni vigilancia ni un guía permanente ni absolutamente nada. Encima el cartel que indica dónde recoger la llave apenas está visible, nosotros lo vimos de casualidad.Castillo de Sax

De origen islámico, fue conquistado por la Orden de Calatrava en el año 1239 (junto al de Villena) y, por orden de Jaime I, cedido a la Corona de Castilla. El castillo tal y como lo conocemos hoy se cree que data del s. XV (época cristiana) aunque es segura la existencia anterior de un alcázar musulmán en el mismo emplazamiento.

IMG_3281IMG_3278

IMG_3262

El origen del actual Sax viene, probablemente y a pesar de la existencia de restos romanos e íberos, del s.XII, cuando los musulmanes promovieron entre sus tropas la instalación en estas tierras, más por el interés defensivo de la zona que por el meramente económico, esto demuestra la importancia del castillo ya desde época árabe.

IMG_3259IMG_3258

IMG_3257La planta alargada de la fortaleza es un calco del cerro sobre el que se levanta, no hay más que seguir la línea que forma la almenada muralla para dibujar la cresta de la colina. Desde lo alto de la Torre del Homenaje podemos ver perfectamente todo el perímetro de la construcción.

IMG_3249IMG_3248

IMG_3246

El castillo se compone fundamentalmente de dos torres de planta cuadrada unidas por una muralla almenada. La primera torre es de origen romano mientras que la segunda, considerada la del Homenaje, es del XII, aunque sus cimientos datan ya del X.IMG_3237Me ha encantado este castillo a pesar de la reconstrucción. Tanto el exterior como los interiores están bien recuperados y definidos y sientes la historia en sus muros. Las vistas desde lo alto de la Torre del Homenaje son sencillamente impresionantes y demuestran el por qué de su importancia defensiva.

IMG_3233

No muy lejos de este castillo encontramos otros de gran interés que nos permiten hacer una bonita ruta de castillos desde Almansa hasta Novelda pasando por Biar, Petrer, Villena, Castalla y el mismo Sax. Yo los dejo para un fin de semana del próximo otoño 🙂 .

Por cierto, no olvides devolver la llave a la Policía Local 😛 .

Cuevas de Canelobre

El pasado fin de semana, y aprovechando una buena oferta que me había pasado David, decidimos pasarlo en Benidorm, no es el mejor sitio para ir pero la oferta de hotel con spa era llamativa. De paso aprovechamos para visitar las Cuevas de Canelobre que tenía apuntadas en mi agenda desde hacía tiempo.

Nos alojamos en el Hotel Dynastic, en la punta más al este de la playa de Levante y dimos buena cuenta del ¿spa?, bueno, dejémoslo en una piscina con algunos chorros de agua. Hoy en día parece que poner «Hotel SPA» es sinónimo de más clase y da igual cómo sean las picisinas.

El domingo por la mañana aprovechamos para pasear por la playa e hicimos estas dos fotos, playa de Levante y playa de Poniente desde la confluencia de ámbas, en lo que es el pueblo original. Cada uno que opine lo que quiera sobre el desarrollo urbanístico y el modelo turístico.

Vista de Benidorm, playa de LevanteVista de Benidorm, playa de Poniente

Era la segunda vez que estaba en Benidorm, la primera fue hace casi 10 años y no es que me acuerde mucho, pero me quedé impresionado con la cantidad de gente que había, la mayoría ingleses. Muy extraña la sensación de estar a 140km de tu casa, en tu mismo país, y tener que hablar en inglés para que te entiendan y te acaben poniendo un café con leche en tazón de desayuno porque no entienden eso de «café largo» 😛 .

Cuevas de Canelobre

El sábado por la mañana nos acercamos a estas cuevas en el municipio de Busot, perfectamente señalizadas desde varios kilómetros antes de llegar a la localidad, a unos 40km de Benidorm.

Según crónicas árabes encontradas, estas cuevas fueron descubiertas allá por el año 740 por los árabes que penetraron en su interior a través del único paso que había hasta la Guerra Civil, situado a la derecha, en un alto de difícil acceso. Hoy se entra por aquél pasadizo de 40m de largo que abrió el ejército republicano.

Cuevas de Canalobre

Esta cueva es la más alta de España, con una bóveda de 70m de altura que la asemeja a una catedral con una acústica natural fantástica, de hecho se utilizan para pequeños conciertos.

El nombre de las cuevas «Canelobre» viene de la mayor de las caprichosas figuras creada por el agua durante más de 100.000 años, un candelabro, canelobre en valenciano.

Cuevas de Canalobre

Desde el s.XIX se realizan ya visitas a la cueva y las crónicas hablan de conjuntos de estalacticas y estalagmitas verdaderamente impresionantes, hoy prácticamente desaparecidos. La apertura del nuevo túnel de acceso con dinamita provocó la caída de miles de conjuntos creados por la acción del agua sobre la roca caliza. Otros fueron directamente cortados por manos del hombre.

 Cuevas de Canalobre

Durante la Guerra Civil las cuevas fueron utilizadas por el ejército republicano como refugio, polvorín y como taller de reparación y montaje de motores del avión Polikarpov I-16 Tipo 5 y 6,  conocido como «Mosca». Como ya he comentado, fue el ejército republicano quien abrió el actual acceso dinamitando los 40m de roca que se han convertido en el túnel de entrada.

Cuevas de Canalobre

En el interior de la cueva construyeron tres plataformas a distintos niveles, lo que da fé de la altura que tiene la cueva. Todavía pueden verse en algunas paredes los agujeros sobre los que se apoyaban las vigas donde reposaban las plataformas. Tras la contienda fueron destruídas hasta que en 1963 se construyeron las actuales y los accesos adecuados para las visitas turísticas.

Cuevas de Canalobre

La guía nos relataba como cuándo ella era niña, hará unos 30 años, todavía había agua en el interior de la cueva, en la parte inferior, pero que probablemente la perforación de varios pozos de agua hacia la zona de El Campello habría acabado por secarla del todo.

Cuevas de Canalobre

Al parecer los espeleólogos han encotrado otras dos cavidades en la misma montaña de mayor belleza que la visitable, pero habilitar el acceso a turistas implicaría destruir parte de ésta actual, con lo que es poco probable que algún día sean visitables por el gran público ya que se accede tras sortear varios cientos de metros de estrechos pasadizos y una caída final de 60 metros de altura.

 Cuevas de Canalobre

Ahora mi opinión personal. Esperaba mucho más. Impresiona la altura y amplitud de la bóbeda, pero echas en falta conjuntos estalagmíticos. Que sí, está claro, la Guerra Civil acabó con ellos, pero resultan mucho más impresionantes las Grutas de Cristal que visité hace unos meses. Aún así, merece la pena una escapada.