Archivo de la etiqueta: murcia

Tour murciano, Gredas de Bolnuevo, la Manga y Cabo de Palos

Este fin de semana necesitaba unos días de descanso en toda regla, sin agobios ni prisas, así que partimos el sábado por la mañana hacia la bahía de Mazarrón.

Gredas de Bolnuevo

Iba con muchísimas ganas de ver esto, muy cerquita de Mazarrón, pero en realidad me lleve una gran decepción.

Gredas de Bolnuevo

Había visto en varios sitios de Internet fotos de esta zona y me había llamado la atención hasta tal punto de convertirse en un destino preferente para un fin de semana, sin embargo, al llegar allí todo cambió. Quizás me había hecho demasiadas ilusiones y había idealizado el lugar, pero el caso es que fue tan decepcionante que cuando llegamos al lugar exacto supusimos que no era aquello, no podía ser eso aquello tan impresionante que habíamos visto en fotos. Pero lo era.

Gredas de Bolnuevo

Gredas de BolnuevoGredas de BolnuevoGredas de Bolnuevo

La verdad es que una vez estás allí y comienzas a esconderte entre las formas rocosas cambias algo la idea inicial. Vale que es un trozo pequeño, pero las figuras son realmente impresionantes y extrañas.

Gredas de Bolnuevo

Gredas de BolnuevoGredas de BolnuevoGredas de Bolnuevo

Me hace gracia pensar que en el propio cartel explicativo rezaba: «Ciudad Encantada de Bolnuevo«. Entiendo que todos quieran aprovechar los recursos naturales que tienen pero…

En fin, que algo es algo y menos es nada. No creo que valga la pena un viaje a propósito para verlas pero si te encuentras por la zona puede que lleguen a gustarte.

Gredas de Bolnuevo

Gredas de BolnuevoGredas de Bolnuevo

Algo de explicación técnica sacada del propio cartel.

También conocido como Ciudad Encantada de Bolnuevo, está formada por mangas arenosas o gredas de color amarillento, areniscas y, en menor medida, por finos lentejones microconglomerados. Las areniscas presentan cantos carbonatados de color gris azulado y diferente macrofauna de moluscos y crustaceos. Las Gredas, según los estudios, han aportado abundantes microfósiles que datan del Zancliense (Plioceno inferior; unos 4millones de años). Estas rocas presentan diferentes grados de cohesion, han sufrido un proceso de erosión diferencial, en el que el agua y el viento (este último es el responsable de la erosión alveolar en «nido de abejas» que se observa en algunos estratos de areniscas) han sido fundamentales de dicho proceso. Todo ello ha dado lugar a caprichosas formas micóticas de gran belleza.

Comida en La Manga del Mar Menor

Después de la gran decepción de las Gredas se acercaba la hora de comer, así que decidimos acercarnos a La Manga del Mar Menor, a un restaurante llamado La Escuela de Pìeter (Urbanización Veneziola, Tel. 968 43 70 59). Lo mejor, sin duda alguna, el propio restaurante y su situación, en la playa, en el Mar Menor, mirando al sol. Para que os hagáis una idea, en una mesa de al lado había unos chicos que habían llegado por mar en unas motos acuáticas. Hay gente que se acerca en barco.

La Escuela de Pieter, La MangaLa Escuela de Pieter, La Manga

Fijaos en la situación de nuestra mesa. Sobran más palabras.

La Escuela de Pieter, La Manga

Dicho esto llegamos a la parte interesante. Tomamos trimarino (gambas, chanquetes y almejas) y chopitos de primeros y arroz con marisco de segundo. La comida, en general, bien y punto, no es de la mejor pero está bien. El arroz en su punto, sobraba el pollo 😛 . El trimarino resultó ser lo mejor, estaba muy buena la mezcla. Los chopitos, demasiado hechos, estaban excesivamente duros y algo insípidos para mi gusto.

Trimarino, La Escuela de PieterChopitos, La Escuela de Pieter

Arroz de Marisco, La Escuela de Pieter

Cabo de Palos

Después de comer y con el estómago a punto de reventar nos acercamos al Cabo de Palos a dar un paseo y tomar algo. Impresionante en esta época del año.

Cabo de Palos

Cabo de Palos

Cabo de Palos

Cabo de PalosCabo de PalosCabo de Palos

Comer en Murcia

El domingo, y antes de regresar a Valencia, nos acercamos a uno de nuestros restaurantes preferidos de Murcia, El Cañal los Almillas (Camino Viejo Gilandario, 9, Aljúcer, Tlf: 968 251 405), situado en un entorno privilegiado en mitad de la huerta murciana.

El Cañal, Los Alamillos

Tomamos almejas a la marinera y ensalada de la casa seguido de carne a la piedra, especialidad de la Casa. Todo bien pero la carne de buey, escelente.

Almejas a la marinera, El Cañal, MurciaEnsalada de la casa

img_4447.JPGimg_4451.JPG

De postre, tiramisú y tarta de queso. Estaban buenos, pero lo realmente llamativo eran los precios de los postres, 2,75 euros, hoy en día, es muy barato.

img_4453.JPG

Murcia, donde vive el sol

Como ya sabéis he estado unos días en Murcia y me quedaba pendiente hablar de su capital.

La primera impresión que te llevas es de simple indiferencia, pero a medida que callejeas vas encontrando un encanto especial. Yo la visité en pleno agosto, apenas había gente en la ciudad, pero me he quedado con la impresión de que tiene que ser una ciudad muy animada y con mucho ambiente. Espero volver más hacia el invierno (guiño 😉 ). No voy a contar mucho de la ciudad en sí porque para eso están los folletos de la Oficina de Turismo, simplemente daré mis impresiones personales.

Catedral de Murcia

Catedral de MurciaCatedral de MurciaCatedral de Murcia

A lo largo de todo el casco histórico te llamarán la atención los innumerables carteles de «Wifi gratis 24h», no me lo podía creer, ¡tienen toda la zona antigua cubierta!. Craso error, cuando lo intentas te das cuenta de que sí, hay Wifi, pero única y exclusivamente para visitar la web del ayuntamiento. ¿A qué mente pensante se le ha ocurrido invertir dinero público y posiblemente subvenciones en esa absurda estupidez? En fin…

Monumento homenaje a la sardina, Murcia

MurciaMurciaMurcia

Otra de las cosas que me llamó la atención fue «Camina 10.000 pasos«, una ruta de senderismo urbano a través de la cual, ademas de conocer los rincones y monumentos más importantes de Murcia, caminarás la distancia aconsejada diaria para mantener una buena forma física, unos 7km.

MurciaMurciaMurciaMurciaMurciaMurcia

Para qué nos vamos a engañar, el principal problema de Murcia como ciudad es que no tiene playa 😛 , pero lo suple con una situación perfecta a medio camino entre casi todo. En un radio de 70km a la redonda tienes muchísimos puntos que visitar, mar, costa y playa pero también montaña y zonas de interior, con lo cual es ideal para pequeñas escapadas de fin de semana, algunas de las cuales ya he hecho yo (Lorca, Cabo de Palos, Valle del Ricote y Archena) y otras las haré los próximos meses ya que pasaré algún tiempo por Murcia.

MurciaMurciaMurciaMurciaMurciaMurcia

Las plazas

Pero si algo me ha gustado de Murcia son sus plazas.  En todos los rincones hay una plaza. Murcia es sinónimo de plazas y plazas es sinónimo de cañas y tapeo, y a mi eso no me gusta nada 😛 (irónico). Salvando las distancias, me ha recordado mucho a Pontevedra en este aspecto. Aquí os dejo algunas de las que he ido fotografiando.

 Plazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de MurciaPlazas de Murcia

Lorca, La Fortaleza del Sol

A unos 75km de Murcia en dirección Almería llegamos a Lorca, conjunto Histórico-Artístico desde 1964.

Con uno de los cascos históricos más ricos e importantes del levante, Lorca aparece ya en el itinerario de la Via Augusta que unía los Pirineos con Cádiz e incluso se han encontrado restos que confirman que ya en el paleolítico estaba poblada. Su estratégica situación a medio camino entre levante y Andalucía la han convertido desde la antiguedad en un lugar codiciado por las distintas civilizaciones, de hecho fue durante mucho tiempo la frontera entre los reinos cristiano y musulmán.

Ayuntamiento de Lorca

El casco histórico está plagado de palacios blasonados y de escudos nobiliarios representativos de lo que un día fue la ciudad en todo su esplendor.

LorcaLorca

LorcaLorca

El sabor añejo que rezuman sus calles invita a callejear descubriendo los distintos edificios y palacetes que la pueblan, te llevarás más de una sorpresa como me ocurrió a mi.

img_3200.JPG

Lorca

He de confesar que esperaba mucho más de esta ciudad después de lo que había leído, pero el siguiente punto de la ruta compensa, sin lugar a dudas, el amargo sabor que puede llegar a dejarte el casco histórico.

El castillo, la Fortaleza del Sol

En lo alto del cerro nos espera el castillo, escenario perfecto para trasladarte a la Edad Media. Bastión defensivo en plena frontera entre los reinos cristiano y musulmán, han sabido reconvertirlo en un lugar para el ocio y el conocimiento.

Aunque el origen de sus murallas es islámico, la Corona de Castilla las aprovechó para levantar el principal bastión defensivo entre el reino cristiano y el emirato de Granada.

Nada más entrar, y después de pagar los 10 euros de entrada (más 2 del aparcamiento), te meten en lo que han llamado La Máquina del Tiempo, una especie de ascensor con un vídeo en el suelo donde te trasladan a la Edad Media. Momento absurdo donde los haya, sí, podrían ahorrárselo puesto que todos salimos pensando ¿qué ha sido esto?. Te pasas esos minutos esperando que ocurra algo, efectos especiales, que se mueva el habitáculo… pero no ocurre nada, el contador de años del vídeo llega a la Edad Media y la puerta que te da acceso al castillo se abre dejándote con cara de idiota. Ahora estás en el s.XIII :|.

Castillo de Lorca

Una vez en el castillo tu cara mejora, está cuidado y con el folleto que te dan tienes información suficiente para seguir la ruta recomendada. El paseo lo han convertido en una especie de guía en vivo por los distintos elementos de la fortaleza, de manera que tienes personajes que te van relatando las vicisitudes de la época, la historia y la forma de vida dentro del castillo. Además, con la entrada, te dan un aparato como los traductores para turistas de toda la vida pero en el que puedes escuchar información detallada de cada uno de los elementos que conforman la fortaleza. Una buena idea.

Aljibe del Castillo de LorcaCastillo de LorcaCastillo de Lorca

Si tienes pensado ir con prisa ólvidalo, conocerlo bien lleva su tiempo, es un castillo grande y con bastantes paradas si te interesa la historia. Yo, que iba con prisa, estuve dos horas recorriéndolo, e insisto en que tenía prisa y no me podía parar mucho. Tenía capacidad para unas 3.000 personas, con lo que te puedes hacer una idea de su tamaño.

Castillo de Lorca

Lo primero que te encuentras es el lado desde el que se vigilaba al reino enemigo, el de Granada. Una inmensa planicie desde la que el vigía tenía controlada casi toda la frontera con los musulmanes, y digo casi toda puesto que, según se ve allí mismo y tal como me relataba el vigía, hay una pequeña loma en el medio que ciega la vista de esa zona. «¿Qué ocurre si el enemigo viene desde la loma?»,  le pregunto, «que tenemos un problema», me contesta 😛 . Y ante los problemas, hacemos sonar el cuerno 😛 .

El castillo tiene dos torres del homenaje, la del Espolón (desde la que se ha hecho la foto de arriba) y la Alfonsina (la que se ve en la foto). La primera torre está totalmente abierta al público y puedes subir hasta arriba del todo, teniendo unas vistas impresionantes no sólo del castillo en sí mismo sino de todo el territorio que dominaba.

Castillo de Lorca

Esta es la torre del Espolón desde el otro extremo del castillo.

Castillo de Lorca

Castillo de LorcaCastillo de LorcaCastillo de Lorca

A lo largo de toda la ruta hay actores ataviados con trajes medievales que representan a los distintos sectores de la población de la época y que te contarán historias de sus vidas, de sus trabajos y de la historia. En esta imagen podemos ver al filósofo, un tío simpático que me contó una bonita historia con moraleja final. Además de éste también está el vigía del reíno enemigo, el herrero, el alquimista, el cantero y alguno más que no recuerdo. Todos ellos hacen que durante la visita te sientas integrado en la historia de la Edad Media.

Castillo de Lorca

El castillo tenía dos aljibes, el grande y el pequeño 😛 . El grande se ha convertido en exposición permanente de las dos formas de entender el mundo, la cristiana y la musulmana, mientras que el pequeño, que garantizaba el suministro de agua en caso de asedio, tiene una exposición sobre el agua y la huerta a través de la historia.

Aljibe del Castillo de LorcaAljibe del Castillo de LorcaAljibe del Castillo de Lorca

Todas las panorámicas del castillo dan idea de su magnitud y de lo que debío representar en su día como elemento defensivo y construcción inexpugnable.

Castillo de LorcaCastillo de Lorca
Castillo de Lorca
Castillo de Lorca

En definitiva, el de Lorca no es un castillo más, es un gran castillo convertido en un lugar de ocio para la historia y el conocimiento de la vida de nuestros antepasados.

Región de Murcia, Valle de Ricote

A lo largo del medio-alto Segura se extiende el conocido como Valle de Ricote. Siguiendo la carretera paralela al río podemos apreciar las fértiles tierras y los hermosos paisajes de la zona.

Tras ser asentamiento íbero y romano, fueron los árabes quienes dieron esplendor al valle desarrollando la agricultura como sólo ellos sabían hacer y convirtiendo esta comunidad morisca en la mayor de Murcia. A pesar de la reconquista cristiana, la escasez de cristianos en la comarca hizo que viviesen tranquilamente dedicados a la huerta del Segura hasta 1614 en que se produjo la expulsión definitiva de los moriscos, más por cuestiones económicas que religiosas o políticas ya que el desarrollo que habían hecho de la zona era un caramelo mas que atractivo para muchos cristianos nobles.

Valle de Ricote

La excursión es tan sencilla como acompañar al río Segura desde Cieza hasta Archena y enamorarse de los paisajes y de sus huertas (aún a pesar de las torres del tendido eléctrico 😛 ).

Valle de Ricote

Atravesarás los pueblos de Blanca, Ricote, Ojós, Villanueva del Segura y Ulea. A lo largo de toda la ruta debes dejarte transportar por el encanto de esos rincones donde las austeras montañas se funden con el verdor de los huertos creando un paisaje único.

Valle de Ricote

Valle de RicoteValle de RicoteValle de Ricote

Balneario de Archena

Al final de nuestra ruta llegamos a Archena. En el río Segura, en pleno Valle de Ricote, se encuentra el balneario de Archena, el más antiguo de España. Se cree que ya los íberos utilizaban el agua del manantial que nace en este punto, en todo caso es más que seguro que los romanos levantaron unas termas en este lugar para aprovechar las propiedades curativas de sus aguas.

Mi acompañante había estado en una reunión de trabajo conociendo las instalaciones y me comentaba que teníamos que verlas puesto que se puede llegar hasta el origen antiguo del agua sobre el que se levantaron en épocas sucesivas las instalaciones actuales. Ni cortos ni perezosos y cual clientes del balneario, nos colamos a los sótanos (sí amigos, esto no se hace 😉 ). La sensación de calor y humedad es brutal desde que cruzas la puerta, es como estar en una sauna.  El agua que emana de este manantial lo hace a alrededor de 51º y os puedo asegurar que es cierto, hacía un calor endiablado.

Balneario de Archena

La entrada a las instalaciones está presidida por una fuente que, según contaba el personal del balneario, es anterior a la Fuente de los Leones de la Alhambra de Granada, aunque no he podido confirmar este dato ya que todo lo que he leído es que la réplica es ésta.

Balneario de Archena

El edificio así como las galerías de los sótanos conservan la decoración de estilo mozárabe del siglo pasado como se puede apreciar en las fotos que acompañan el artículo.

Balneario de Archena

En estas dos últimas fotos se puede apreciar como el agua sale de las propias paredes y en la de abajo se ven los túneles que canalizan el agua.

Balneario de Archena

No supimos llegar a aquellas instalaciones originales que mi acompañante sí que había visto, el chorro de agua mas antiguo del balneario, es un laberinto de pasillos, pero aún así mereció la pena. Deberían hacer visitas guiadas, me parece un sitio muy interesante cultural y artísticamente. La historia completa del balneario debe ser impresionante.

Región de Murcia, anochecer en Cabo de Palos

He estado ya varias veces y me sigue fascinando Cabo de Palos. La zona del faro me parece muy tranquila y relajante mientras que el pueblo mantiene todavía casi intacto su origen marinero. Con esto no quiero decir que el turismo no haya hecho acto de presencia, pero es muy suave comparado al resto de la costa y más aún teniendo en cuenta que está al lado de La Manga del Mar Menor. Aunque me ha gustado en esta época del año, no puedo negar que me encantó en pleno enero, casi solos y con el mar más revoltoso.

Faro de Cabo de Palos

Cabo de PalosCabo de PalosCabo de Palos

Los fondos marinos del entorno de Cabo de Palos son una de las más importantes reservas del Mediterráneo y le han valido la categoría de Reserva Marina Integral. Su belleza convierte la zona en uno de los puntos preferidos de los submarinistas, de hecho es fácil ver siempre varios grupos de ellos en el agua.

 Faro de Cabo de Palos

 Faro de Cabo de PalosFaro de Cabo de PalosFaro de Cabo de Palos

A poca distancia del cabo y sobre el mar se pueden ver varios pequeños islotes, Islas Hormigas, en cuyo entorno se encuentras varios buques hundidos, entre ellos el S.S. Haendel (31/5/1899), el Sirio (4/8/1906)  o el Nord América (1883), atracción importante para buceadores también. La costa murciana es rica en hundimientos debido a la orografía montañosa de su fondo además de que es paso casi obligado entre el Mediterráneo y el Atlántico. Por si no fuera poca esta combinación para favorecer los naufragios, los alemanes aprovecharon este punto estratégico en la Primera Guerra Mundial para torpedear a los cargueros que intentaban saltarse el bloqueo al que sometieron a la zona aliada.

Islas Hormigas, Cabo de Palos

 Cabo de PalosCabo de PalosCabo de Palos

Llegamos cuando el sol comenzaba a esconderse tras el horizonte y nos quedamos bastante rato alrededor del faro viendo el mar romper contra las rocas. Hacía bastante viento pero se estaba de lujo.

Tras dar una  vuelta por el puerto nos fuimos a cenar. Nos habían recomendado un sitio, así que no nos lo pensamos, restaurante La Tana, en el mismo puerto de Cabo de Palos.

Bacalao macerado en aceite y aliñado con tomate y eneldo

 Bacalao macerado en aceite y aliñado con tomate y eneldo

Chipirones a la plancha

Chipirones a la plancha

Caldero

Nos costó escoger entre el arroz con bogavante y el caldero, pero decidimos que sería más conveniente probar la especialidad de la zona. Como se aprecia en las fotos de abajo, el caldero se sirve acompañado de pescado pero en bandeja separada y se mezcla en el plato. El arroz estaba simplemente exquisito, un sabor intenso y agradable junto a una consistencia casi perfecta. Salimos encantados y, esta vez sí, se terminó toda la comida. Lástima que hubiese que conducir porque un buen vino habría sido el compañero ideal.

Caldero de Cabo de Palos

Caldero de Cabo de PalosCaldero de Cabo de Palos

Café asiático, típico de Murcia

Nos acabamos el arroz pero no había sitio para el postre a pesar de tener una muy buena pinta los caseros, así que pasamos directos al café.

El asiático es a Murcia lo que el bombón a Valencia. Aunque originalmente se hacía en la zona de Cartagena, hoy en día es ya el café tradicional de toda la región. Café, leche condensada, limón canela, brandy y Licor 43 crean una interesante mezcla de sabores.

Café asiático

Cabo de Gata, Aguilas y Mazarrón

Anochecer en Cabo de Gata

Tras pasar un día tranquilo y descansando tirado en una tumbona y moviéndome nada más que para tomar unas cañas y unos pinchos, me acerqué al Cabo de Gata cuando el atardecer se convierte en anochecer. No puedo entender que no haya más gente haciendo turismo a esas horas. La carretera de acceso al faro llega un momento que hace que se te pongan de corbata puesto que apenas cabe tu coche y es de doble sentido… Ya se sabe que hay un gallego en la luna, así que teníamos que encontrarnos unos cuantos en este punto tan distante de la terriña.

Anochecer en Cabo de Gata

Anochecer en Cabo de Gata

Cabo de GataCabo de GataFaro de Cabo de GataFaro de Cabo de Gata

Continuamos viaje hacia San José, ya anocheciendo, recorriendo el Parque Natural Cabo de Gata – Nijar. Es uno de los centros turísticos más importantes de Almería. Formado en torno a pequeño pueblo pesquero, ha ido creciendo a lo largo de la bahía y su playa gracias al turismo, eso sí, protegido contra la construccion de edificios altos.

Aprovechamos para cenar en La Taberna del Puerto en el mismísimo puerto deportivo. Esta vez optamos por unas puntillitas, bloc de foi de pato con confitura de frambuesas y lecha a la sal servida con tres salsas, sin vino, que había que conducir. El pescado, como se puede ver, genialmente servido por la camarera.

Puntillitas en San JoseBloc de foie de pato con confitura de frambuesa en San Jose

Lecha a la sal, San JoseLecha a la sal, San JoseLecha a la sal, San Jose

Lecha a la sal, San Jose

Aguilas

De vuelta hacia Valencia decidimos recorrer algo de la costa murciana. La parte de Cartagena y La Manga ya la conozco, así que recorrimos la zona más al sur, desde Águilas a Mazarrón.

Nada más llegar fuimos directos a comer pues ya era hora. Por recomendación de un conocido fuimos a La Casa del Mar, al lado del puerto deportivo. Pedimos gambas rojas, ensalada y arroz a banda. Nada del otro mundo, la verdad. A mi acompañante la dan bastante igual los pescados y mariscos (es que si no ha corrido por el campo…) y a mi, como buen gallego, me parecen excasivamente caras las gambas rojas para lo que son, por ese precio prefiero una buena centolla de la ría 😉 . ¡Qué decir del arroz! Acostumbrados ámbos a los arroces valencianos, no acabamos de cogerle el gusto a estos tan caldosos. De todos modos estaba sabroso, eso sí. Lo mejor, sin duda, el postre, pastel de coco, casero y delicioso.

Arroz a banda en Aguilas Pastel de coco, Aguilas

Después de comer hay que bajar la comida no sea que se nos acumule en los michelines, así que a dar una vuelta por la bahía. Águilas nace en 1785 como salida portuaria de los productos hortofrutícolas de Lorca. Enclavado en el cerro que domina la ciudad se encuentra el castillo de San Juan de las Águilas, del s.XVI. El cerro separa las bahías de levante y poniente. Al final de la bahía de levante se encuentra el mirador del Pico de L’aguilica desde donde se divisa completamente la bahía y el castillo.

Bahía de Aguilas

Bahía de AguilasBahía de AguilasBahía de Aguilas

Cabo Cope

Siguiendo la sinuosa carretera que lleva de Águilas a Mazarrón por la costa y tras pasar Calabardina llegamos a Cabo Cope y su bahía.

Cabo Cope

img_3027.JPGimg_3028.JPGimg_3032.JPG

Allí mismo nos encontramos con la Torre de Cope, torre de vigía y defensa destruida y reconstruida numerosas veces a lo largo de la historia. Fue levantada en el s.XVI para proteger el litoral de los constantes ataques berberiscos.

Torre de Cope

Puerto de Mazarrón

Continuando la carretera entre montañas llegamos a Calnegre, donde nos recomendaron unas calas, pero por cuestión de tiempo no pudimos detenernos y seguimos por la misma carretera hasta Puerto de Mazarrón.

No hay mucho que decir, típico pueblo turístico que empujado por la expansión ha crecido incontrolablemente. La situación se repite, poca gente  y sin agobios. No me ha gustado nada la playa, pedregosa y de arena oscura, muy incómoda para el baño y disfrute.

Puerto de MazarronPuerto de MazarronPuerto de Mazarron

Y aquí aún no terminan mis vacaciones. La semana que viene me vuelvo a ir 😛 .