Archivo de la etiqueta: Opinion

El pasado de las redes sociales

Hace unas semanas quedé a tomar unas cañas con un viejo conocido de la Red, el señor Juanma Evaristo. Nos conocimos allá por el año 2000 en Madrid, en una cena organizada por Metropoli2000, hoy MetropoliGlobal, el origen de muchos de los webmasters de este país (Yonkis o ElOtroLado por ejemplo), por aquél entonces no era fácil ni barato acceder a un hosting. Nos sentamos juntos y dió la casualidad que era de Valencia. En aquella época era aficcionado al atletismo y llevaba la web CorreryTirar.com, hoy desaparecida. A pesar de vivir en la misma ciudad no nos habíamos vuelto a ver desde entonces, sí que habíamos mantenido el contacto durante estos años, bien por email bien por «redes sociales», pero todos los intentos de quedar se quedaban en pura palabrería. Al final lo conseguimos y su primer comentario nada más vernos fue

Tío, con la movida de las redes sociales hoy en día, creía que ya serías millonario. Vosotros fuisteis los primeros.

Ojalá, le dije 😛 . Las cosas me van muy bien, pero no tanto 🙂 .

La verdad es que tenía razón. Hoy que se habla tanto de Facebook y de Tuenti  (los líderes), me hace gracia pensar que nosotros tuvimos un dia la potencia que hoy tienen ellos. Cuando aún nadie había acuñado el término «redes sociales», antes de que existiese ningún otro portal ni «social» ni de «contactos», existió GenteIRC.com (hoy GenteLive.com). Así éramos en diciembre de 2000.

Fué en abril del año 2000 cuando mi socio Marcos y yo decidimos crear un portal donde la gente pudiese publicar su perfil, sus gustos, sus preferencias y, sobre todo, su foto. Ya en aquellos tiempos vimos que para las personas era muy importante publicar sus fotos y hacerse ver a los demás. Eran tiempos sin «messengers» ni webcams (¿quién no recuerda los horrores de intentar utilizar el NetMeeting?). De hecho comenzaba a aparecer la banda ancha y las tarifas planas.

En dos años generábamos 30 millones de páginas mensuales (auditadas por OJD) y teníamos un contrato de exclusividad con lo que entonces era Eresmas (después Wanadoo y ahora Orange). Como se puede ver en el siguiente gráfico, en abril de 2002 rondábamos el millón de páginas diario.

daily_usage_200204.png

Crecimos todo lo que pudimos por nuestra cuenta. En Eresmas no daban crédito a la fuerza que tenía GenteIRC, cómo devoraba páginas y se recibían cientos y cientos de registros nuevos cada día. Eran tiempos donde sólo interesaban las páginas vistas, el valor de una web eran las páginas que podía generar. Pero el apoyo que esperábamos que ellos nos diesen y nos ayudase a impulsar nuestro proyecto nunca llegó y nos quedamos sólos. Hubo acuerdos, promesas, estudios, proyectos de lanzamiento a nivel internacional del producto y mil y una situaciones más, pero la burbuja estalló y todo quedó en el aire, y un producto que necesitaba pasta para crecer quedó aparcado, y la única manera de continuarlo era con medios propios.  Obviamente eso no nos frenó, seguimos hacia adelante con ilusión y confianza en nuestra idea, pero llegó un momento en que aparecieron los grandes competidores a nivel mundial completando nuestro producto, con capital para invertir y desarrollar su negocio. Ahí no podíamos pelear, no era nuestra batalla. Nos quedamos en nuestro nicho, que nos funciona bien todavía, pero vemos con resignación cómo una idea que tuvimos nosotros antes que nadie, una idea que llegó en el momento adecuado, se ha quedado en el camino por no sé si falta de contactos, de interés o de compromiso por parte de quien tiene la pasta. Siempre pensamos aquello de «¿no se me podía haber ocurrido esto a mi?», y cuando te ocurre no puedes aprovecharlo como se debería.

Según el informe 10 años de Internet España y el mundo de la consultora Tatum, ésta ha sido la evolución de la penetración de Internet en la población española hasta 2006. En 2008 se sitúa alrededor del 50%.

 penetracion_internet.gif

Según las estadísticas, la población española a principios de 2002 se situaba en torno a los 41 millones de habitantes. En 2008 éramos 46. Combinando esta información tendríamos unos 8 millones de internautas en 2001. En 2008 llegábamos a 23 millones, un 287%.

Otro dato más. Según Tatum, en 2003 el tiempo medio de conexión mensual era de 24horas. Hoy en día, según el EIAA (European Interactive Advertising Association),  Internet ha desplazado a la televisión como medio de entretenimiento más utilizado con 48 horas de conexión mensuales (12 semanales según el estudio).

Añadamos un último dato. En 2002 éramos unos privilegiados los que disponíamos de banda ancha (128k), la mayoría utilizaba un modem de 54k, hoy nos parecen lentos 3Mb 😐 . Antes, ver fotos era «lento«, hoy es como comer pipas.

En un país con el índice de bares por metro cuadro que tenemos y vistos los datos de penetración de Internet ¿alguien dudaba del éxito que tendrían las «redes sociales» tarde o temprano?. Ah, sí, los bares, aunque te tomes una caña, son un fenómeno de comunicación social al que no renunciaremos nunca, por mucho que se diga que Internet nos encierra, los bares siguen abriéndonos. Quedamos en un bar, charlamos, pasamos el rato, conocemos gente y nos relajamos después de un duro día de trabajo.

De todos modos ahí estamos todavía. El año que viene cumplimos ¡10 años! generando beneficios, ¿cuántos pueden decirlo mismo? 😀 .

Y seguimos con la falta de personal técnico cualificado

Tenía pendiente hacer un comentario desde la semana pasada.

¿Por qué se empeña Enrique Dans en contradecir a cientos de programadores? ¿En serio es creíble el argumento de que no hay personal adecuadamente cualificado en España? Suelo leer a Enrique y creo que es un tío normalmente serio y coherente en sus argumentaciones (estés o no de acuerdo con ellas), pero es que con ésta no puedo, no la veo reflejada por ningún lado en el mundo real.

Mi experiencia me dice lo contrario. Claro que ya no se reciben cientos de curriculums para una oferta de trabajo, pero es que aquello era lo anormal. ¿Acaso recibes docenas y docenas de currilums para un puesto importante de departamentos tradicionales (comercial, marketing, rrhh…)? ¿Por qué esperas entonces recibirlos para un puesto de programador? Un programador es, desde la base de su formación, personal altamente cualificado y han estado puteados durante muchos años. Resulta que ahora cuando comienza a verse un poco de dignidad en el sector, no hay gente, curioso ¿no?, es decir, ahora que queremos jornadas normales y salarios decentes, faltan programadores. Recuerda que, ante todo, buscas a la/s persona/s que diseñarán y construirán tu producto…

Lo he comentado ya en otras ocasiones pero creo que mis razones siguen siendo completamente válidas:

Sobran más palabras ¿no?.

Cancelan el SIMO, bueno ¿y que?

Creo que todos los que vivimos de esto (o en esto) lo veíamos venir.

La última vez que fui sería allá por 2002 o 2003 y, la verdad, no me quedaron muchas más ganas de vover los años siguientes en que el SIMO sufrió una decadencia progresiva sin que nadie dentro de la organización quisiera verlo, no hay más que ver los comentarios acerca de las últimas ediciones.

Hace 10 años era increíble el movimiento que suponía. Estaba en Teleco-Vigo y, acercándose las fechas del SIMO, sólo se hablaba de eso. La feria era como introducirte en Matrix o en Blade Runner, cientos y cientos de cosas nuevas, hardware y software por doquier que a saber cuando llegaría a este país. Había ordenadores con acceso gratuito a Internet (esto, hoy, puede sonar a coña, pero era un atractivo enorme de aquella). Todos los fabricantes esperaban a este evento para presentar productos nuevos. El SIMO no era la única feria tecnológica, había otras más pequeñas por todo el territorio nacional. Hoy todo esto se ha perdido. La globalización, los países emergentes e Internet han acelerado al máximo las presentaciones que, salvo contadas excepciones, ya no son por todo lo alto. Hoy se presenta un producto y mañana tienes un análisis completo en Internet, pasado lo puedes comprar en tiendas de Hong Kong y la semana que viene en el Media Markt.

El SIMO se había convertido en eso, un Corte Inglés o un Media Markt sin mayores pretensiones. Una feria donde lo más llamativo eran las azafatas (triste pero cierto) y donde la gente se dedicaba a llenarse de bolsas y bolígrafos, porque cosas interesantes, en realidad, ninguna.

Pero espera, si había una parte profesional, de hecho, salvo el último día, todo era profesional. Lancemos una tímida sonrisa. ¿Acaso ahora todo el mundo es profesional? ¡Claro!, las entradas e invitaciones circulaban por todas las esquinas.

No creo, pues, que a nadie le coja por sorpresa la decisión. Creo que una feria profesional del sector es necesaria en este país, pero no creo que la fórmula adecuada actualmente sea la del SIMO. Quizás ahora mismo estaban dando los primeros pasos correctos, pero han llegado tarde. Las grandes marcas han perdido el interés en la feria. Este año había sólo un 55% de los presentes el pasado y no creo que a gente como Telefónica o Microsoft les afecte la crisis o no puedan hacer frente a lo que cuesta tener presencia en el SIMO, una cifra ridícula al lado de sus presupuestos. Simplemente han visto que el sector ya no necesita ferias, tienen Internet.

Aprovechando la bajada de persiana (temporal) del SIMO, muchos han comparado esta feria con el Mobile World Congress (MWC), antiguo 3gsm, que se celebra en Barcelona desde hace unos años. He estado en el SIMO y en el MWC y, en serio, no hay color, no tienen nada que ver. La profesionalización del MWC es patente desde que llegas al recinto, y no lo digo por el coste de la entrada, lo digo por la gente que viene, los stands, los expositores… nada que ver con el SIMO. Posiblemente el MWC acabe igual que el SIMO, pero aún queda mucho tiempo para que llegue ese día, el movimiento profesional, los ciclos de conferencias y los workshops hacen del MWC algo distinto, algo hacia lo que debió comenzar a enforcarse el SIMO desde hace al menos cinco años. El público en general no tiene cabida en el MWC, apenas hay azafatas o regalos en los stands, sin el inglés estás incomunidado y lo peor de todo, la mayoría de cosas que se ven no son de consumo así que, por tanto, no interesan al público en general. En el MWC tampoco hay grandes lanzamientos ni presentaciones, pero genera una expectación inusitada.

Además, ¿por que no separar la parte mas lúdica de la feria y crear un SIMO dedicado al sector de juegos en exclusiva? Creo que tiene potencial y mercado suficiente y atraería a un público muy concreto y especializado. Aunque, por otro lado, si hoy en día eliminamos la parte de juegos y la de móviles (ya está el MWC) del SIMO, ¿quedaría algo realmente interesante?. Más aún, ¿debe una feria de este tipo ser interesante para el gran público o con que lo sea para el profesional es más que suficiente?. Quizás sea esta la pregunta fundamental ya que el SIMO se enfocó en sus últimos años al gran público, olvidándose del profesional al cual se suponía que ya interesaría de por sí.

Corren nuevos vientos para las ferias tecnológicas.

¿Por qué ahora, Google?

No, no voy a hablar de Chrome. Bastante se ha hablado ya sin que casi nadie se haya preguntado porqué Google saca un navegador web justo cuando menos necesario es. Siempre he pensado que algo no triunfará hasta que gente como mis hermanas o mis amigos puedan ser potenciales usuarios. Si aún no lo son de Firefox (a pesar de tenerlo instalado), ¿lo van a ser de Chrome?. Seamos realistas, Chrome es para techies y frikies. A Firefox le ha costado años y años y más años llegar a donde está hoy.

En fin, que ese no es el tema. La pregunta es, ¿por qué ahora?. ¿Por qué todo el mundo habla de Chrome y parecen olvidarse de Android?. Hace casi un año ya que Google anunción a bombo y platillo la plataforma Android y todavía no se ha visto ningún dispositivo sobre ella. Apple anuncia su iPhone seis meses antes de lanzarlo al mercado y todo son críticas y cortinas de humo, pero lo hace Google y es como si el Todopoderoso bajase de los Cielos para hacernos ver la luz. Y no seré yo el que salga en defensa de Apple.

Google ha tenido muchos problemas en el desarrollo de Android. A pesar de contar con el apoyo de las principales empresas del sector, tecnológicamente se ha encontrado limitaciones que han tenido que ir sorteando, y una de las principales en un mundo 2.0 ha sido, sin duda, el navegador web sobre el que basar su plataforma. Los que trabajamos con dispositivos móviles conocemos bien los navegadores que traen los terminales y sus limitaciones, tanto de procesamiento como de compatibilidad. Obviamente, si Google dejase el navegador web de su flamante Android en manos de un simple navegador wap, su teoría de movilizar el mundo de Internet sería no menos que utópica. Y eso por no hablar de la utilidad de toda la nueva generación de aplicaciones online (basadas en su mayoría en Ajax).

En este escenario Google tiene claro que, para triunfar en Internet móvil, independientemente de la plataforma sobre la que esté construido el terminal, debe tener un buen navegador web, que funcione en dispositivos móviles, que sea rápido y, a ser posible, estandar. Por esta época (hace un año) los terminales de gama alta de Nokia (N7x, N95…) ya salen de fábrica con un nuevo navegador web basado en Webkit (sí, el de Apple, el del iPhone), abandonando los antiguos navegadores wap y abriendo un nuevo mundo de oportunidades y aplicaciones. Las alternativas para el gigante de las búsquedas son dos: Gecko (de la Fundación Mozilla y motor de Firefox) y Webkit. La respuesta es clara, Webkit se concibió desde un principio como un motor HTML ligero y rápido.

Basándose en estas circustancias el equipo de desarrollo de Google se pone a trabajar en el que será el futuro navegador web de Android. Y llegados a este punto digo yo,

si ya tengo el motor optimizado a mi gusto, he desarrollado una máquina javascript impresionante y todo funciona bien… ¿por qué no compilarlo y lanzar un navegador web de escritorio?

No creo que sea descabellado, pero el paso importante NO es el escritorio, donde sabe que apenas conseguirá cuota de mercado (es la realidad), su objetivo es el móvil y, visto lo visto, si consiguen el mismo rendimiento que en el escritorio, van por el buen camino.

Por cierto, a mi también se me colgó Chrome 😉 .

¿Programando a los 50? No, por favor

Los que me conocen saben que uno de mis blogs habituales es Navegapolis, de Juan Palacio. Es un tío muy coherente y con mucha experiencia en el ámbito de la gestión de proyectos de software, pero lo mejor de todo es que habla desde el punto de vista de un técnico, no de un «director de», y de los problemas que se encuentran los desarrolladores por culpa de la mala gestión de los equipos. Este artículo hace referencias a algunos de sus posts de los últimos meses:

Como referencia a uno de ellos, muy interesante también Circuitos de pérdida de talento, por José Medina.

El viernes pasado, cenando con un alto cargo de RRHH de una multinacional, surgió el tema de los equipos y las selecciones de personal en IT.  Esta persona, antes de su actual puesto, desempeñó puestos similares en consultoras y telecos, con lo que algo sabe del tema. Me sorprendieron, sin embargo, algunas de sus opiniones. Este artículo es la mía.

Desde mi punto de vista y basándome en mi experiencia, un equipo de desarrollo es más que un grupo de gente. Salvo excepciones, son personas con una elevada formación y muy especializada, acostumbradas a pensar, a crear, a diseñar, a las que les apasiona su trabajo, construir, hacer cosas que otros van a utilizar. Esto no se puede entender de otro modo, nadie en su sano juicio se metería en este sector si no le gustase, los salarios son ridículos y el trabajo estresante.

Para entender la mentalidad de un desarrollador debemos comenzar por entender la estructura de un equipo de desarrollo.

Los últimos de la cadena son ellos, los programadores, los que construyen el trabajo, los que afrontan los problemas, los buscan, los solucionan, los preveen, cumplen los plazos… y sólo son los últimos eslabones de la cadena. A continuación tendríamos al responsable del equipo, la pieza clave, el encargado de motivarlos, de valorarlos, de mimarlos. Es el Luis Aragonés de un equipo de desarrollo. Un buen responsable debería preocuparse por la situación personal de su gente,  si tienen problemas (hipotecas, parejas, divorcios, niños…) no rendirán como se espera de ellos. La solución no es pegarles el puro y que se espabilen, es la solución fácil pero la menos buena. Si una persona tiene problemas no necesita que tu le crees más. Es una persona, no un recurso, cuanto antes lo entiendas antes conseguirás formar un equipo.

Encima del equipo y su responsable están toda una maraña de jefecillos y directores de, en general preocupados exclusivamente por su culo y su nómina a final de mes. Gente que hace años pudo ser programador pero se dió cuenta que no tenian un buen futuro y ahora son jefes. Gente para la que su trabajo es cumplir ocho horas e irse a sus casas. No les gusta especialmente su trabajo ni sienten pasión por él, es necesario para llegar a final de mes y punto.

Finalmente están los departamentos comerciales, los encargados de preguntarte plazos y recortarlos a su antojo. Los encargados de decir que sí a todo lo que los clientes solicitan, independientemente de que sea o no viable, ya habrá algún programador que lo solucione, y si no, a trabajar 12 horas diarias y fines de semana para cumplir los plazos.

Bajo esta estructura es fácil adivinar que muy pocos programadores (o ninguno) sienten, con 30 años, que quieren seguir siendo programadores a los 50, picacódigos que decimos. Todos aspiramos a ser responsables o, a poder ser, directores de algo y que otros hagan el trabajo. Triste pero cierto. Hay comerciales, gente de marketing, rrhh… con salarios de 50 a 70.000 euros al año pero nunca habrá un programador, ni siquiera un analista, que llegue a esas cifras. ¿Por qué?. Ellos hacen un trabajo imprescindible, fabrican, piensan, se echan a la espalda un duro trabajo. Un trabajo para el que, en muchos casos, se han pasado años y años en la facultad estudiando, soportando asignaturas y profesores duros (¿ingenierías vs. ADE, derecho, psicología…?). ¿Todo para qué? ¿Para empezar con 800 euros al mes y con suerte, en un par de años, llegar a los 1.000?

Esta persona con la que hablaba me comentaba que, para ella, un equipo eran un par de buenos programadores y el resto picacódigos. Imagino que la estructura que pasaba por su cabeza hablaba más de analistas que de programadores. Aún así es un grave error pensar así. Es como pensar que un equipo de fútbol son dos galácticos y 9 jugadores de relleno que se encargan de dar balones a las estrellas. Qué queréis que os diga, yo prefiero un equipo bien formado de 11 jugadores donde la integración del conjunto cree una estructura sólida y eficaz, un equipo del que ninguno de sus componenes quiere salir pero tampoco necesite destacar, que se sientan valorados y que sientan que participan en algo importante. Alguien diría, claro, ese es el trabajo del responsable del equipo, motivarlo. Y yo le contestaría, entre basura no se puede motivar a nadie. No le puedes hablar de motivación a alguien que cobra 15.000 euros anuales. Su motivación es buscar quien le de 16.500 y cambiar de trabajo. La motivación comienza por el salario y las políticas de mejoras. Si un empleado no puede pagarse un piso, irse de vacaciones unos días o salir a tomar unas copas… ¿cómo vas a motivarle? ¿le vas a contar milongas de que lo que hace es importantísimo? ¿que aquí va a aprender mucho? Yo, sinceramente, me reiría de ti en tu cara.

No vas a ganar la Eurocopa si no tienes equipo. No necesitas a los mejores, pero sí a unos cuantos válidos, compenetrados y motivados. Empieza por un sueldo decente. Trátalos como si fuesen personas, no como animales (de hecho a los animales se les trata muchas veces mejor que a los empleados). Preocúpate por sus vidas y que se sientan valorados. Esa es la motivación que te toca, que sientan que hacen algo útil y que su opinión cuenta, no son simples machacas, es gente que piensa y le gusta encontrar mejores soluciones. Si consigues una maquinaria bien engrasada y trabajando en equipo, sin competencias internas, sin que nadie busque medallitas, con lealtad, con capacidad para reconocer el error de uno y solucionarlo entre todos, amigo, tu trabajo así será mucho más sencillo y productivo.

Cuando un responsable de equipo consigue formar un buen grupo de gente intentará por todos los medios llevárselo con él allá donde vaya, es su garantía de trabajo y confía plenamente en ese equipo, los valora por encima de todo, sabe que su trabajo, si no tiene debajo un buen equipo, será casi imposible.

Siempre se dice que nadie es indispensable, y es cierto, nadie lo es, pero el hecho de que una persona abandone el equipo y entre una nueva puede llevar a tu equipo al fracaso. Puede desestabilizarlo, crear competencias que no existían por el simple hecho de buscar las conocidas medallitas… ¿En serio vale la pena dejar marchar a un buen trabajador sólo por no negociar con él? ¡Qué fácil es pensar que dónde había ese hay más! De un modo o de otro, tu equipo se resentirá y tu serás el primero en sufrir las consecuencias, tu planificación se irá por la borda y los plazos comenzarán a agobiarte.

Hablemos también de los de más arriba, de los directores de. Sí, esos con tan poca autoestima que en cuanto aparece alguien que intenta hacer bien las cosas hacen todo lo posible para cargárselos creyendo que así salvan su puesto de trabajo cuando en realidad están destruyéndolo lentamente. Como argumenta José Medina:

los números uno se rodean de números uno, y los doses, de treses y cuatros

Sobran más comentarios. Más aún en esta conocida cultura que hace jefes a los que ayer eran machacas, la cultura del peloteo, sí. El machaca convertido en jefe será siempre un número tres o cuatro que intentará que un número uno no se le suba a las barbas.

Un programador es una persona que se tiene que reciclar contínuamente, cada año su trabajo cambia, cambian las tecnologías, los lenguajes, las máquinas… y él está ahí al pié del cañón. ¿Os imagináis la experiencia que debe tener un tío de 50 años que lleve 25 programando? Impresionante. Pero nadie lo va a valorar. No. Más bien al contrario. Pensarán, vaya, menudo paquete tiene que ser este para ser un simple programador a su edad… En efecto, esta es la realidad.

Que nadie olvide que, por mucho director de que haya, no estarías ahora utilizando un ordenador si no existiesen los programadores. Es un trabajo donde te acuestas pensando y te levantas buscando soluciones. Piénsalo la próxima vez que arranques tu ordenador.

Por todo esto, no, a los 50 prefiero ser el responsable de un buen equipo e intentar hacer lo que hoy no nos dejan y que los que vengan detrás crean que ser programador es un buen trabajo, digno, gratificante y que te permitirá jubilarte.

Alguien que conozco me llamará ahora idealista 😉 , que todo esto está muy bien pero la realidad es bien distinta. En efecto, así es, pero a mi también me queda algo de idealismo aún. Esperemos que dure.

Sé que se me han quedado algunas cosas que quería decir en el tintero, pero ya está bien de aburriros, me ha quedado más largo de lo que esperaba. Hasta la próxima 🙂 .

Hoy todo importa un poco menos… Euro’08

Da igual si no llegas a final de mes, si tu curro es un asco o si sube el Euribor. Da igual la desaceleración, que el IPC crezca desesuradamente o que el paro vaya en aumento contínuo.

eurocopasimpson.gif

Hoy todo es un poquito mejor porque hoy…

 SOMOS LOS MEJORES DE EUROPA

 

img_3576.JPGimg_3577.JPGdsc00186.JPGdsc00188.JPGdsc00190.JPGimg_3574.JPG

Tenía 8 años cuando un 27 de junio vimos perder a España su merecida Eurocopa ante Francia tras aquél agónico 12-1 a Malta de la fase de clasificación.
Tenía 18 años cuando el codo de Tassoti y la nariz sangrante de Luis Enrique nos mandaron a casa tras una impresionante trayectoria.
Tenía 24 años cuando un penalty fallado por Raúl ante Francia nos mandó a casa en la Eurocopa de 2000.
Tenía 26 años cuando un mal árbitro y el penalty fallado por Joaquín ante Corea nos mandaron de vuelta a casa

Hoy, con 32 años, lo hemos logrado, podemos celebrar algo importante y, lo mejor de todo, lo hemos hecho a lo grande, sin perder ni un partido, sin perder los papeles, limpiamente, jugando al fútbol, con inteligencia.

29062008195.jpg29062008196.jpg29062008200.jpg29062008203.jpg29062008205.jpg30062008206.jpg

Por Arconada, por  Luis Enrique y su nariz, por el NO gol de Michel a Brasil en Mexico’86 (y por el 5-1 de Dinamarca, y por los penaltys también), por el penalty de Raúl en la Eurocopa de 2000, por el penalty de Joaquín en Corea 2002, por la medalla olímpica en Barcelona’92, por los penaltys ante Inglaterra en la Eurocopa del 96… y por tantos y tantos sufrimientos que hemos pasado a lo largo de estos años.

Esta vez sí…

PUDIMOS

Sobre incendios, CPD’s y otros desastres naturales

Supongo que a estas alturas ya la mayoría os habréis enterado del incendio ocurrido en uno de los CPD’s (centro de proceso de datos) que The Planet tiene en Houston, Texas. Al parecer la causa del incendio fué la explosión de uno de los transformadores que dan servicio al CPD. Debido al incendio se tuvo que cortar completamente sl suministro eléctrico del centro provocando con ello el apagado de unos 9.000 servidores, entre ellos los DNS principales de la antigua EV1, había servicio de respaldo pero los bomberos obligaron al corte completo como medida de seguridad. Creo que han tardado algo más de 24h en restaurar completamente el servicio, desde el foro se pudo seguir la evolución de la incidencia.

El CPD en cuestión era uno de los que EV1 Servers tenía cuando fue adquirida por The Planet hace un par de años y el más antiguo de la compañía.

Pues bien, nosotros tenemos servidores en The Planet desde 2002, de hecho teníamos servidores en ese CPD de EV1 hasta agosto del año pasado cuando, gracias a unas buenas ofertas, los migramos a nuevas máquinas y con ello cambiamos de centro de datos, ahora estamos en Dallas, sino ahora mismo seríamos uno de los afectados.

He leído mucho estos días acerca de lo ocurrido. He llegado a leer si realmente vale la pena llevarte la infraestructura a USA cuando puede ocurrir esto que ha ocurrido. Y yo me pregunto, ¿acaso esto no podría ocurrir en España? Esto y mucho más 😉 , los problemas son independientes del lugar, si no es un transformador el que explota es una regleta que se quema, una fuente estropeada o un router colgado. También podría ser otra máquina con la que compartes RACK y/o router que ha sido atacada o mil historias más, ¿verdad Raúl?, pero problemas los hay en todas partes. ¿Acaso por tener tus máquinas en un CPD de Logroño estando tú en Valencia vas a resolver algo que no podrías resolver si están en USA? La respuesta es obvia a no ser que tengas enchufe y te vayan a tratar antes y mejor por ser tú, cosa poco probable para la mayoría. Lo que debes pensar es en tener gente detrás que vaya a solucionarte los problemas que tengas y que no puedas solucionar tú.

Nuestra experiencia, tanto en EV1 primero como en The Planet después, es inmejorable. Rápida respuesta a los pocos problemas que nos han dado, avisos con semanas de antelación de ventanas de actuaciones, soporte rápido y eficaz, etc. Cuando hemos tenido algún problema más grave han hecho las cosas con profesionalidad y siempre preguntando primero, reinicios manuales, fsck’s controlados, cambios de cables de discos defectuosos que estaban provocando problemas, etc. En una ocasión incluso se hizo el cambio de un disco defectuoso con dos parones de unos 5 minutos cada uno, el disco no había dejado de funcionar, simplemente lanzaba errores esporádicos de lectura/escritura. En una parada añadieron un disco duro para que lo preparásemos todo y en la siguiente reemplazaron el original por la copia. Todo funcionó a la perfección y en 24h se cambió un discon sin afectar al servicio. Reconozco que también puede ser que hayamos tenido algo de suerte 🙂 .

Profundizando un poco más en el asunto, el incendio de The Planet es sólo uno de los problemas que pueden ocurrir y ante los que apenas hay opciones de protección. Recordemos casos como el del Edificio Windsor de Madrid donde había ni más ni menos que un CPD de Colt Telecom, o las inundaciones en Louisiana tras el Katrina donde todo quedó arrasado y devastado. Nadie ni nada puede asegurar que sus servidores estarán seguros 100% y que nunca ocurrirá nada. Por contra, tú si que puedes asegurar que estarás protegido ante estas situaciones y así poder minimizar los efectos. En función del presupuesto de que dispongas podrás estar mejor o peor preparado, pero lo básico es muy barato y sencillo.

Si tu presupuesto lo permite, lo mejor es, sin duda, tener siempre un CPD de respaldo con toda tu infraestructura de producción duplicada, actualizada y preparada para entrar en producción cuando la principal se venga abajo. Obviamente esto es un gasto que casi nadie va a ser capaz de justificar ante sus superiores.

Si, como la mayoría, no puedes permitirte un CPD de respaldo, mantén una buena política de copias de seguridad y un plan de contingencia bien documentado y actualizado. Si lo haces bien, en apenas unas horas podrás tener levantado desde cero una máquina que haya fallado. NO, repito, NO confíes en los RAID1 (espejo) y ve con cautela con los RAID5, he visto muchos servidores completamente perdidos por culpa de la controladora RAID. ¿De qué sirve tener un RAID1 bien chulo si al petar la controladora se van los dos discos a paseo? A la hora de hacer tus backups ten en cuenta que no sólo necesitas los datos propiamente dichos, sé previsor y guarda todos los archivos de configuración y scripts que te has ido haciendo con los años y que sigues utilizando. Documenta en el plan de contingencia cada detalle que estimes oportuno para restaurar el servicio. Apunta cada cambio que haces en la configuración de cada servicio. ¿De qué te va a servir tener todos tus datos si no has guardado la configuración de Apache y ahora tienes que crear uno a uno todos los Virtual Hosts?

Finalmente, aunque parece evidente, llegado el momento muchos se olvidan. Distribuye tus copias de seguridad. NO tengas el backup en el mismo CPD y mucho menos en la misma máquina. A ser posible almacena los backups en varios sitios. A mi me gusta hacerlo en otro CPD bien alejado del de producción y en tus oficinas.

Como último consejo, pon en marcha el plan de contingencia al menos una vez al año. Coge una máquina limpia, tu plan de contingencia y mide el tiempo que tardas en tenerlo todo online y revisa los problemas que te van surgiendo. Alimenta con esta experiencia tu plan de contingencia para hacer frente a posibles imprevistos llegado el momento.

Eso es todo amigos, ojalá nunca tengáis que poner en práctica el plan de contingencia 😛 .

Estoy de vuelta y prometo quedarme

He dejado de lado el blog casi un mes. La verdad es que he estado un poco agobiado y sin muchas ganas de contar historias que uno nunca sabe si le interesan a alguien por mucho que Google Analytics diga que sí, pero me apetece contarlas y las cuento, porque yo también leo las cosas que escriben otros que tampoco saben si a alguien le interesa lo que cuenta.

Hoy me había levantado contento, de hecho este fin de semana había casi terminado un buen artículo que saldrá casi con toda probabilidad mañana, sin embargo el pasar del día lo ha cambiado todo. Primero un buen compañero de trabajo y casi amigo nos ha «abandonado», la vida es así, pronto estarás en otro sitio mejor Diego, no lo dudes. Marta, anima esa carita mujer, que hay cosas peores, que tu vida no depende del Euribor 😉 y aquí nadie quiere ver esos ojitos a punto de llorar. Desde aquí tenéis todo mi apoyo para lo que necesitéis.

La tarde no ha sido mejor, he llegado a casa y me he dado cuenta de que no tenía llaves, no sabía si las había perdido por el camino o si las había dejado en casa a mediodía con las prisas, en la oficina no estaban. Menos mal que Luis siempre está ahí como último recurso y me ha tocado recorer en taxi media Valencia de ida y otra media de vuelta para poder entrar. Nunca me arrepentiré de haberle dejado un juego de llaves a un buen amigo. Al final, por suerte, las llaves estaban colgadas en su sitio.

Así que aquí estoy, melancólico y escribiendo. Han pasado miles cosas por mi cabeza, mil cosas personales y varios miles profesionales. Cada vez siento más que necesito un cambio de aires, tanto personal como profesional.

Como decía, he vuelto con fuerzas renovadas y me he hecho unas promesas que voy a cumplir, porque yo soy así y porque yo lo valgo 😛 :

  • Prometo recuperar la costumbre de escribir un par de artículos por semana como mínimo.
  • Prometo terminar los libros que tengo en camino, a saber:
  • Álvaro, prometo ser menos serio 😛
  • Marcos, me debes unas cuantas comidas cucharete, aunque haya que dejar 5 euros de propina 😉
  • Prometo recuperar las ganas de maquinar extraños proyectos que nunca sirven para nada pero que mantienen mi ego y mi cerebelo a 1000 por hora.
  • Luis, prometo hacer eso que te debo 😛
  • Y no, no voy a apuntarme al gimnasio, no estoy tan desesperado.

Para ir entrando en materia, una recomendación personal-profesional, Fuckovski, memorias de un ingeniero también disponible en pdf. Creo que cuando tu vida se parece en exceso a la de Fuckovski tienes que volar como Rockefeler. Espero no tener que llegar a esos extremos. Quizás un poco de sol y playa lo solucione, aunque está visto que este año se hace de rogar. En todo caso no hay nada que unos días de playa en A Pragueira y unas cuantas churrascadas con amigos no puedan solucionar.

Mientras tanto, me he enganchado de nuevo a Deluxe, Xoel sabe muy bien lo que se hace. Ahora mismo me harto de repetir su Reconstrucción, prefiero eso a los llorones (¿verdad Guillermo?). He recuperado algunas cosas antiguas, Stone Roses, Soundgarden, Placebo, Radiohead… he redescubierto a Wilco y Muse y me he hiper-enganchado a Kaiser Chiefs.

Os dejo también mi pequeña aportación a la historia de Internet hispana, un honor compartir capítulo junto a Iván Martínez, uno de los fundadores de Infojobs.

Os veo pronto 😉 .

Internet Móvil: Adaptar o no adaptar

Importante pregunta ésta. Apple y su iPhone quieren que Internet sea universal, independientemente del dispositivo que utilices siempre verás lo mismo. En un mundo ideal sería perfecto. Incluso en un mundo iPhone podría ser aceptable. La realidad es bien distinta y dista mucho de estar cerca ese idealismo.

No tengo un iPhone con lo cual no he podido probar la experiencia de usuario navegando con él, pero sí lo he hecho con la mayoría de terminales normales del mercado, desde modelos de gama baja hasta los últimos Nokia N95 o HTC Touch y similares incluyendo distintos PDA’s y smartphones. Todos estos teléfonos de gama alta tienen algo en común: utilizan navegadores avanzados, versiones móviles de sus homónimos para web en PC’s. Nokia utiliza uno basado en Safari (sí, igual que el iPhone) y HTC, al utilizar Windows Mobile, tiene Internet Explorer. Otros utilizan Opera Mini. Con todos ellos puedes hacer lo mismo, desde ver sitios web desarrollados expresamente para tecnologías móviles hasta sitios web normales. ¿Cuál es el problema entonces? La usabilidad y la navegabilidad. Y esto hablando de los de gama alta, de los demás mejor nos olvidamos en este artículo.

Cuando ves en un móvil una web, estás viendo en una pantalla de un máximo de 320×240 un sitio diseñado para resoluciones de al menos 800×600, y digo al menos cuando la mayoría de sitios hoy en día se hacen para resoluciones superiores .

¿Qué te parecería ver una web diseñada a 1024px en una pantalla de 800×600? Pensarías de todo y cargarías contra los diseñadores, sin duda, ¡y eso que tienes un ratón para desplazarte lateralmente!.

Esta teoría se puede aplicar tal cual en los dispositivos móviles. Pantallas pequeñas (comparadas a las de los PC’s) para ver sites realizados a resoluciones mayores. Además, por mucho que la pantalla sea táctil, la navegavilidad no es la misma que con un ratón. Tendrías que estar desplazándote horizontalmente contínuamente.

Utilizo desde hace casi cuatro años una PDA, principalmente cuando estoy de viaje. La utilizo sobre todo para leer el correo y planificar rutas y visitas o buscar hoteles y restaurantes, con lo que hago uso de Internet. A veces con Wifi, si la encuentro (muy pocas veces), y otras a través del GPRS del móvil. La PDA tiene pantalla táctil y puedes moverte arrastrando el dedo para desplazarte por la página, como véis no es ninguna novedad lo del iPhone. Os puedo asegurar que es insufrible, el scroll horizontal es de lo peor.

A esto hay que sumarle otro problema muy importante cuando hablamos de navegación con móviles: el coste del tráfico de datos. Vale que se puede utilizar Wifi, pero hoy en día no es fácil encontrar puntos de acceso abiertos. Si cuando nos conectamos a través del móvil vemos un sitio web normal, no adaptado, estaremos viendo cientos de menús y banners supérfluos para lo que realmente queremos ver pero que nos ralentizan la navegación, la velocidad de carga (los procesadores móviles están muy limitados) y, sobre todo, el coste del tráfico que es lo que, a fin de cuentas, más nos duele.

Ahora nos quieren vender que la navegación con móviles ha aumentado exponencialmente el último año gracias al iPhone pero no nos aclaran si es navegación Wifi o GPRS. No es lo mismo. Hasta que apareció el iPhone nadie habría pensado en gastarse 500$ y dos años de contrato a razón de una buena cantidad mensual para tener un dispositivo que te permita navegar. Antes del iPhone ya existían dispositivos móviles con Wifi, no es nada nuevo. Encima el iPhone viene sin 3G, es un simple GPRS, con lo que me niego a creer que ese aumento de tráfico de Internet se deba al iPhone propiamente dicho sino a que una gran cantidad de gente ha pasado a tener un dispositivo móvil con Wifi, de otro modo se estarían arruinando pagando a su operadora por ese tráfico GPRS, además de aburrirse de esperar, no nos engañemos, GPRS es lo que es, y si vas a cargar webs ya sabes lo que te espera.

Mi opinión, después de varios años desarrollando portales para dispositivos móviles, es que tardaremos mucho en ver móviles con la usabilidad y navegabilidad necesaria como para ver webs normales. Aquí será fundamental la reducción de precios en la navegación, nos guste o no es el mayor problema. Aunque todos los operadores se pusiesen de acuerdo y ofreciesen tarifas del estilo de Yoigo o Simyo, alrededor de 1 euro diario, si lo utilizásemos todos los días estaríamos pagando más de 30 euros mensuales por Internet en el móvil a lo que habría que sumar los 30 o 40 que ya pagas por el de casa. Yo no lo veo. El segundo problema es el que comentábamos al principio, la gente que tiene un terminal de gama alta de este tipo es un porcentaje diminuto respecto al grueso de usuarios que tienen teléfonos de gamas media y baja y que son, a la larga, los que van a reventar el mercado de Internet para móviles, la gente normal.

Yo, mientras tanto, seguiré adaptando. Hay mucha diversidad de modelos y WML, xHTML Mobile e iMode estarán aquí por muchos años todavía.

¿Cómo que falta personal técnico?

Hace unas semanas, Rodolfo Carpintier expresaba su opinión (e insistía) sobre los profesionales del sector informático. Antes lo hizo Enrique Dans aquí y aquí.

Yo, que pertenezco a ese selecto grupo de privilegiados de los que llegan a afirmar que no conocen el paro, no puedo más que sentir indignación. Trabajo en este sector desde 2000 y he visto de todo, incluídas las colas del INEM. Tal como indica Rodolfo, yo soy de los que se creyeron muchos de esos proyectos y terminaron en esas colas.

Ahora bien, cuando hablan de que nos sobra trabajo se refieran a esos de 850 euros mensuales, bueno vale, o 900 (en 12 pagas). Así claro que no hay paro, pero también podemos prostituirnos, bueno, yo lo dudo :). De ahí a los 30.000 euros anuales que comentan creo que hay un largo trecho, y más teniendo en cuenta que hay más país mas allá de Madrid y Barcelona. Yo vivo en Valencia y no he visto una oferta de programador por ese salario nunca, acaso alguna oferta de analista con mucha experiencia.

También habla Rodolfo acerca de startups y equipos de trabajo de horas y horas sin apenas sueldo, a cambio de participaciones en el proyecto. Supongamos que me creo el proyecto y que estoy dispuesto a ello. ¿De qué se supone que voy a vivir los próximos 12 o 24 meses? ¿De lo que he ahorrado los dos años anteriores? Me invade la risa, pero a mi hipoteca todavía más.

Me hace mucha gracia que hablen de que los profesionales con experiencia considerable son cada vez más inalcanzables. ¿Acaso los buenos economistas no lo son? ¿Y los abogados? ¿Y los gestores? Cualquiera de ellos probablemente estará por encima de los buenos técnicos en materia de sueldo.

Enrique comenta que falta personal, mucho personal, y desesperadamente. Que esto está bloqueando el desarrollo de nuevos proyectos en Internet. A esto sólo cabe una respuesta. Mira los salarios que pagan. Él piensa que no puede ser así, por que dada la escasez que existe los precios subirían. Pues no. Hasta hace menos de un año se han cubierto sin problema las demandas de trabajadores a bajos sueldos y siempre había remplazo para ellos. Pero muchos se han cansado. ¿Por qué vas a programar tu por 900 euros si el de al lado, el comercial, que hace bastante menos que tú, se lleva 1800? ¿O acaso en el periodo 2000-2007 no han salido cientos y cientos de programadores? Suma ingenierías técnicas, superiores y ciclos de grado superior. Cientos de profesionales anualmente. La mayoría trabajando por sueldos ridículos en un trabajo altamente especializado. Es indudable que, como bien argumenta Enrique, la profesión sufre de un desprestigio brutal. Pero es un desprestigio provocado por la situación laboral del sector en el periodo 2001-2007.

Todos hablan de la falta de compromiso del profesional y de que quieren hacer sus 8 horas y cobrar su sueldo. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar en el compromiso de la empresa para con el trabajador? Osea, queremos pagarles poco y que se comprometan. La empresa para qué se va a comprometer, ya le da trabajo, ¿qué mas quiere?. Pues quiero salir a las 5 de la tarde. Quiero que no me programes una reunión a las 6 de la tarde. Quiero que pienses que soy una persona y necesito mi tiempo libre, que trabajo por necesidad, porque necesito el dinero para vivir. Quiero que entiendas que, si yo estoy contento, mi trabajo será mucho mejor y estaré mas comprometido e integrado y aceptaré más retos y responsabilidades. ¿No lo ves? Además, ahora quieren profesionales comprometidos, que sepan reaccionar y con capacidad de solucionar problemas. Pero, por otro lado, una inmensa mayoría quieren programadores mandados, tú tienes que hacer esto, tú aquello y el otro lo de más allá y lo tenéis que hacer así. A picar código y me avisas cuando termines. Me quedo con esta frase de Enrique Dans:

Y es que pasar de obrero a arquitecto no sólo requiere un nivel superior de cualificación. Supone, además, que existan incentivos para ello.

Ahora está muy complicado el mercado, eso es indudable. Nuestros últimos procesos de selección se han alargado meses y meses y seguimos sin encontrar gente válida. Ya da igual que busques gente con experiencia o comprometida, es que apenas encuentras gente de ningún tipo. Es el precio que nos toca pagar de años de maltrato al profesional.

Personalmente creo que la discusión no debería ser si hay o no gente cualificada sino ¿dónde están todos los profesionales graduados los últimos años? Sencillamente resignados. El que más y el que menos ha pasado por varios trabajillos de esos de sueldos míseros. Para el que se ha pasado estudiando hasta los 23 o 25 años (en el mejor de los casos) es algo frustrante ver que no hay salida. Se han resignado y prefieren un trabajo de esos que les permite vivir tranquilamente y sin agobios esas 8 horas por un sueldo mediocre porque se han dado cuenta que no encontrarán algo mejor, y aunque lo hagan llegan al momento de creerse milongas, aún recuerdo la última vez que oí hablar de incentivos. La situación es el clásico más vale malo conocido que bueno por conocer.

Por favor, dejémonos de quejarnos de una vez. El personal técnico es, en general, gente muy preparada, capaz, profesional y, lo más importante, les encanta su trabajo. Tratémosla como tal y démosle lo que se merece. A fin de cuentas, tal como dicen todos estos gurús, en sus manos está el desarrollo de tu negocio. Recuperemos el valor de nuestra profesión.

Otro día hablaremos de la parte de culpa de las cárnicas consultoras, de las subcontratas y de la situación del sector en las Pymes, mayoría de empresas en este país.