Archivo de la etiqueta: castillo

Fin de semana en Alcoceber, Peñíscola y el Castillo de Xivert

Hace unas semanas aprovechamos un fin de semana para acercarnos a Alcoceber (Alcossebre en valenciano), en la costa castellonense para, desde allí, hacer algunas excursioncitas. Había estado por esa zona allá por el año 2000 o 2001 y guardaba un grato recuerdo de ella, mucho menos saturada que la mayoría de la costa mediterránea, y no me defraudó.

Alcoceber es un encantador pueblo costero víctima del turismo como la mayoría de la costa, aunque en menor medida que los demás. Se aprecia el desarrollo urbanístico pero bastante comedido para lo que se suele ver por aquí.

La mañana del sábado la pasamos paseando por la costa y por el pueblo, hacía un día bastante insípido, nublado por momentos y soleado en otros, pero la playa estaba sencillamente preciosa con el mar un poco picado.

Alcoceber

Alcoceber

Alcoceber

Alcoceber

Al atardecer dedicimos acercarnos a cenar a la vecina localidad de Peñíscola (apenas 30km) pero la lluvia deslució nuestra velada. Me encanta este sitio (fuera de la temporada estival, claro). Estuve hace 4 ó 5 años visitando el castillo y me pareció fantástico en aquel momento. Esta vez no pudimos entrar ya que se había hecho muy tarde y estaba cerrado 🙁 , pero aprovechamos para pasear por el casco antiguo del pueblo, tomar unas cañas, y, como no, hacer algunas fotos de las dos bahías, ya que Peñíscola es casi una isla amurallada (bueno, una península 😛 ).

Peñíscola

Me encanta como me quedaron estas fotos de noche, con paciencia, y eso que estaba lloviendo y tenía que sujetar el paraguas 😛 . Fijáos en la apariencia de manto que tienen las aguas.

El casco antiguo se presenta imponente de noche, con sus estrechas, empedradas  y empinadas callejuelas, todas bien  iluminadas para realzar el conjunto amurallado.

Peñíscola

PeñíscolaPeñíscolaPeñíscola

El castillo se conoce como del Papa Luna por  Benedicto XIII, nombrado Papa en 1394 a la muerte de Clemente VII. Francia se opuso a su nombramiento pese a haber sido elegido por 20 de 21 votos ya que no podrían influenciar en él, además de que era súbdito de la Corona de Aragón, llegándose al Cisma de Occidente, donde llegó a haber tres Papas simultáneamente y que terminó con el Concilio de Constanza, dónde fueron depuestos los tres y elegido Martin V, que llegó incluso a intentar el envenenamiento del Papa Luna. Benedicto XIII siempre defendió su papado al ser nombrado cardenal antes del Cisma, pero finalmente las decisiones conciliares fueron superiores a sus ideas.

A su muerte se eligió en el mismo Castillo de Peñíscola a Clemente VIII, que terminaría abdicando por cuestiones políticas en favor de Martin V en San Mateu, cerquita de  Morella.

La historia del Papa Luna está repleta de hechos e historias milagrosas. Una de las más conocidas es la que asegura que con su manto y su báculo podía ir caminando sobre las aguas del Mediterráneo desde su castillo hasta Roma. ¿Teletransportación medieval? 😛

Peñíscola

PeñíscolaPeñíscola

PeñíscolaPeñíscola

La lluvia nos aguó la fiesta en Peñíscola, así que decidimos regresar a Alcoceber a la hora de cenar y acostarnos pronto para aprovechar la mañana del domingo (si el tiempo lo permitía).

De regreso a nuestro punto de partida buscamos dónde cenar y nos llamó la atención algo parecido a un asador vasco, en la zona de bares y restaurantes del puerto deportivo de Alcoceber, en la parte interior, el primero subiendo desde el sur. Lo siento, no recuerdo el nombre. Restaurante Asador Guetaria.

La cena fue increíble, en el segundo plato entenderéis porque. Ya sé que algunos echábais ya de menos fotos de comida en mis artículos 😛 .

Pedimos de primero revuelto de gulas con gambas. Para mi exquisito, mi acompañante no pudo disfrutar de este plato ya que no le gusta nada que lleve o huela a cebolla… más me toca 🙂 .

img_4345.JPG

Aquí viene lo verdaderamente importante de la cena. Con la emoción me olvidé de la foto de rigor, así que la tuve que hacer después de acabarlo, aún así creo que se aprecia perfectamente la magnitud del chuletón de buey que nos metimos entre pecho y espalda. Nada más y nada menos que 1,4kg de uno de los mejores chuletones que he comido en mi vida, bien servido en una bandeja que mantiene el calor, si no a mitad de chuletón estaría ya congelado. Y es que por mucho que presuma de que me encantan los pescados y los arroces, soy carnívoro por naturalez, aquí ha quedado demostrado.

img_4346.JPG

Después de semejante cena no pudimos más que acostarnos y dormir, aunque eso es un decir. Tremendo temporal que hizo ese día por la noche, parecía que el hotel iba a salir volando. Cual sería nuestra sorpresa, sin embargo, cuando al levantarnos el domingo nos topamos con un bonito día soleado, o lo más parecido a eso que se podía tener en aquellas condiciones.

El temporal había dejado la playa totalmente encharcada, las olas debieron de ser gigantestas, pero ahora el mar se presentaba antes nosotros en toda la brabura que puede dar el Mediterráneo.

Alcoceber

Alcoceber

Después de desayunar y dar un paseíto por la playa nos acercamos hacia otro de mis destinos pendientes (siempre digo lo mismo, ¿no?), el Castillo de Xivert.

Tomando la carretera nacional en dirección a Peñíscola y justo tras dejar a mano izquierda una gasolinera y a mano derecha el desvío a Alcalá de Xivert, se encuentra un pequeño y mal señalizado (y recalco lo de pequeño) desvío a mano derecha que conduce al castillo. Tras unos minutos de pista asfaltada donde comenzamos a divisar el edificio, habrá que tomar una pista de tierra a mano izquierda. Me habían avisado que la pista sería intransitable con un turismo, pero nada más lejos de la realidad, aún a pesar de la tormenta de la noche anterior, la pista estaba perfecta para el coche. Tras unos 7km de pista llegamos a una especie de merendero, ahí dejamos el coche y seguimos las indicaciones que, tras 100 ó 200m de sendero a pie por el bosque, nos deja a los pies del castillo.

Castillo de Xibert

Castillo de Xibert

En plena Sierra de Irta se alza monumental este castillo de origen árabe reconquistado por Jaime I en 1234 (tras tomar precisamente Peñíscola) y entregado a la Orden del Temple. Las dos gigantescas torres circulares unidas entre sí que le dan la majestuosidad que tiene, fueron obra de los Templarios. Dicen que es uno de los más bellos y completos de toda la Comunidad Valenciana. Doy fé, me pareció increíble, sin restaurar apenas se mantiene imponente. Ahora mismo están realizando tareas de restauración, lástima, por lo poco que he visto creo que no me va a gustar lo que van a hacer…

Castillo de Xibert

Castillo de XibertCastillo de XibertCastillo de XibertCastillo de XibertCastillo de Xibert

En los alrrededores del castillo se encuentra el antiguo poblado, bien señalizado por el sendero del bosque que os comentaba anteriormente. Al llegar verás una gran puerta de hierro, abre el cerrojo, no está cerrado con llave 😛 . Este espacio, rodeado también de murallas, fue el resultado de la ampliación que realizaron los árabes para albergar a la población y al ganado y protegerlos de las amenazas.

Castillo de Xibert

Castillo de XibertCastillo de XibertCastillo de XibertCastillo de Xibert

Supongo que los que me seguís os habreis dado ya cuenta de que soy un apasionado de los castillos, hay muchas referencias a ellas en mi blog. Pues bien, éste es alucinante por que NO está restaurado, al menos no todavía,  y se conserva fantásticamente para tener más de 1000 años, sí, has leído bien. Si os gustan los castillos y el contacto con la naturaleza, os lo recomiendo encarecidamente, podéis incluso subir hasta el castillo por la ruta de senderismo que lleva directamente a él.

La Alpujarra granadina y la Alhambra

Tenía pendiente hablar del viaje que hicimos el pasado puente de la Constitución. Si el verano pasado estuvimos por la Alpujarra almeriense, esta vez nos fuimos al otro lado, a Granada, de sábado a miércoles.

Comenzamos el viaje algo temerosos debido a las intensas nevadas que habían caído los últimos días, pero cuando llegamos nos llevamos una sorpresa (en realidad decepción), apenas había rastro de nieve, hubiese sido bonito que nevase un poco.

Para alojarnos escogimos La Oveja Verde,  hotel rural de la localidad alpujarreña de Pitres. En general nos gustó mucho y el apartamento estaba muy bien equipado, no se echaba en falta absolutamente nada, desde DVD hasta tostador, pasando por microondas, calentador de agua eléctrico, exprimidor… Como pega podríamos añadir, sin duda, que el sofá y el colchón deberían mejorar, se hace pesado pasar la tarde en el apartamento en esos sillones y cuando el tiempo no acompaña no queda más remedio que hacerlo.

En la misma casa rural tenemos sino el único, uno de los escasos, restaurantes del pueblo, Restaurante El Puerto, con carta variada (pizzas, carnes, ensaldas…), más que suficiente para una comida o cena de diario. Para cañas y tapas recomiendo La Taha, en la Plaza de la Alpujarra, frente al ayuntamiento, sitio típico de cañas siempre acompañadas de sus tapas y llevado por un tío agradable y simpático. Acabamos pasando bastantes horas en él 😛 .

Este fin de semana nos sirvió para relajarnos del estrés de las semanas anteriores que, sin duda, nos hacía falta, sin embargo he de decir que terminó estresándonos el exceso de relax 😛 .

Desde Pitres hicimos unas cuantas excursiones de reconocimiento por la Alpujarra.

Trevelez

Bienvenidos al centro más turístico de la Alpujarra. A 15 km de Pitres continuando la carretera se encuentra el pueblo más alto de la Península, de 1.476 a 1.700m de altura dependiendo de en qué parte del pueblo te encuentres. Aún no me creo la de gente que allí había, parecía más un pueblo de costa en pleno agosto que uno de montaña.

El esplendor de Trevelez llegó con la ocupación musulmana que, como en casi todas partes, organizaron la estructura del pueblo, de los cultivos y las redes de regadío. Tras la Reconquista y la expulsión de los musulmanes y, posteriormente, de los moriscos (los musulmanes falsamente convertidos al cristianismo) se realiza una repoblación con gente principalmente del norte de la Península. Esto ocurriría en toda la Alpujarra.

Trevelez

TrevelezTrevelezTrevelez

Mientras todo el mundo se dedicaba a comprar jamones como si no hubiesen visto uno en su vida, nosotros decidimos subir hasta lo alto del pueblo y volver a bajar por una ruta más natural y menos congestionada, valió la pena.

Trevelez

TrevelezTrevelez

Como decía, Trevelez es jamón y jamón es Trevelez. Se aprovechan la altura y la temperatura para secarlos, dándoles un peculiar y característico sabor. No puedes irte sin tomarte, al menos, una ración de jamoncito.

A estas horas ya teníamos hambre, así que nos metimos en La Despensa de la Alpujarra, con una pinta fenomenal. Craso error. Tardaron 40 minutos en tomarnos nota y más de una hora adicional en servirnos. La respuesta de la camarera cuando le preguntamos si íbamos a comer o a merendar fué: «¿no les avisaron que tardaría un poco?«. Pues no, no me avisaron, pero si tu concepto de «un poco» son dos horas, tenéis un problema en el restaurante. Si al menos la comida fuse aceptable, pero creo que ha sido el peor chuletón a la ¿brasa? que he comido. Ni hablemos de las chuletas de cordero. En fin, lamentable. Por eso no hay ni fotos.

Pampaneira

A 7km de Pitres, esta vez hacia Lanjarón, llegamos al segundo núcleo importante de La Alpujarra. Pampaneira está situado en el Barranco de Poqueira y es, junto a Bubión y Capileira, Conjunto Histórico Artístico gracias a la conservación de la naturaleza berebere de sus calles y casas.

Pampaneira

PampaneiraPampaneiraPampaneira

Igual que ocurrió con Trevelez, y tras la rendición del reino nazarí de Granada, muchos  de sus habitantes se desplazaron a las Alpujarras, donde vivieron durante 80 años manteniendo sus costumbres hasta que fueron expulsados definitivamente. El despoblamiento fue total y hubo que repoblar las tierras, sobre todo con gallegos, sin embargo, y pese a lo que pueda parecer, es pura casualidad que muchos nombres de pueblos alpujarreños parezcan gallegos (Capileira, Poqueira, Pampaneira…), estos pueblos ya existían antes de la repoblación. Al parecer, la terminación «eira» era común en el mozárabe.

Como curiosidad, Pampaneira vive hoy en día casi exclusivamente del turismo.

La Alhambra

Finalmente nos tocaba acercarnos a Granada para visitar la Alhambra. Habíamos reservado entradas con un mes de antelación previendo que con el puente se agotarían rápidamente, pero cuando madrugamos el lunes nos llevamos una amarga sorpresa, la niebla y la lluvia hacían casi imposible coger el coche para hacer turismo, así que decidimos perder las entradas y esperar al día siguiente.

Por suerte el martes amaneció casi bien, así que nos fuimos hacia Granada esperando que hubiese entradas, como así fue, no tuvimos ningún problema, había poca gente (orientales en su mayoría).

Era mi segunda visita a la Alhambra y la verdad,  volví a sorprenderme como si fuese la primera vez que la veía. Pese a que el Patio de los Leones no tiene leones (están en proceso de restauración), la visita a los Palacios Nazaríes es sencillamente alucinante.

Aquí os muestro una bonita panorámica de La Alhambra hecha desde el mirador de San Nicolás en el barrio del Albaicín esa misma tarde. Está hecha a propósito en blanco y negro para resaltar el impacto de las nubes.

La Alhambra desde Albaicín

Palacios Nazaríes

Es la zona más conocida de la Alhambra y era la residencia oficial de los reyes de Granada. Los edificios que han llegado hasta nuestros días datan principalmente del s.XV.

Alhambra - Palacios Nazaríes

 Alhambra - Palacios NazaríesAlhambra - Palacios Nazaríes

Los Palacios Nazaríes son fiel reflejo de la delicadeza y refinamiento de los últimos gobernantes del Reino y no pasan desapercibidos al visitante, la ornamentación de las paredes e interiores demuestran una cuidada y trabajosa labor de decoración.

Alhambra - Palacios Nazaríes

Alhambra - Palacios NazaríesAlhambra - Palacios Nazaríes

Existen tres palacios, cada uno de distinta época.

  • Palacio del Mexuar. Es el más antiguo y en el que se comienza la visita.
  • Palacio de Comares. El más importante. Residencia oficial del Sultán y lugar donde se encontraba la sala del trono.
  • Palacio de los Leones. El más moderno y considerado la cumbre del arte nazarí.

Alhambra - Palacios Nazaríes

Alhambra - Palacios NazaríesAlhambra - Palacios Nazaríes

Los Palacios Nazaríes son la única zona de la Alhambra con visita controlada. Al adquirir tus entradas te dan automáticamente «cita» a una hora y tienes que ir única y exclusivamente en ese momento, si no no entras. Una vez dentro no hay ningún problema si te quieres pasar todo el día allí, pero la entrada está regulada. Nosotros esperamos hasta que toda la gente que tenía nuestra hora pasase y pudimos hacer fotos con la mayoría de estancias vacías.

Alhambra - Palacios Nazaríes

Alcazaba

Para el que no lo sepa, una alcazaba es el equivalente árabe a un castillo, la zona militar. Es la parte más antigua de todo el conjunto de la Alhambra. Se pueden ver a simple vista todas las zonas de una fortaleza: la plaza de armas, el barrio castrense (donde vivían los soldados), las tres torres, la muralla y su adarve…

Alhambra - Alcazaba

Alhambra - AlcazabaAlhambra - AlcazabaAlhambra - Alcazaba

La Torre de la Vela es la más grande, antigua Torre del Homenaje de los castillos moros. Cuando los cristianos reconquistaron Granada llevaron una enorme campana llamada «La Vela» para hacer sonar las campanadas de la victoria desde el punto más elevado de la fortaleza. Durante la Reconquista la campana se había convertido en el simbolo del cristianismo de la misma manera que la lámpara lo era al Islam.

El paisaje desde lo alto de la Torre es espectarular: Sierra Nevada, la vega, los pueblos de alrededor, el propio Albaicín

Alhambra - Alcazaba

Generalife

Es la zona ajardinada utilizada por los reyes musulmanes como lugar de descanso y recreo y dónde podían relajarse del ajetreo de palacio (que estaba a escasos metros 😛 ). Jardines, huertos y arquitectura se integran junto al agua convirtiendo el espacio en un impresionante lugar.

Alhambra - Jardines del Generalife

Alhambra - Jardines del GeneralifeAlhambra - Jardines del GeneralifeAlhambra - Jardines del Generalife

Aunque el estado que presenta hoy en día es fruto de las reformas efectuadas tras la ocupación cristiana, parte del conjunto sí que se mantiene en el mismo estado en que estaba en su momento de máximo explendor. Una de ellas y altamente sorprendente es la Escalera del Agua por cuyos pasamanos corre el agua. Tampoco debes dejar la oportunidad de disfrutar del Patio de la Acequia.

Alhambra - Jardines del Generalife

Alhambra - Jardines del GeneralifeAlhambra - Jardines del GeneralifeAlhambra - Jardines del Generalife

A diferencia de los Palacios Nazaríes, en el Generalife prima la sencillez contra la exuberancia de aquéllos, prueba de que era un lugar de intimidad y sosiego.

Tras terminar nuestra visita por la Alhambra nos acercamos al centro de Granada, dimos una vuelta por el centro, escapamos de las gitanas «quiromantes» portadoras de romero en la Catedral, tapeamos algo y de vuelta a Pitres para preparar el regreso a Valencia al día siguiente.

El Maestrazgo de Teruel

Una serie de compromisos y casualidades nos llevaron a pasar un fin de semana en esta zona de la provincia de Teruel y, francamente, quedamos encantados.

El Maestrazgo es una comarca histórica y natural que se extiende por el norte de la provincia de Castellón y por el sudeste de Teruel.  En esta ocasión la ruta de fin de semana comprende sábado y domingo aunque también puedes completarla en dos días de fines de semanas distintos. Nosotros lo hicimos en un fin de semana y este fue el plan de nuestro viaje:

Ampliar

A – Castellote

A unos 220km de Valencia comenzamos nuestro fin de semana en Castellote, encantador pueblo de la provincia de Teruel. Nos alojamos en el Hostal Castellote un lugar tranquilo y muy agradable. El hostal tiene, además, un restaurante de calidad con comida casera de la zona a un precio asequible. Nos gustó mucho para pasar un fin de semana tranquilo.

Ya desde la llegada te quedas con la boca abierta.  En la foto de abajo podéis ver como es la entrada al pueblo. ¿No la véis? La carretera que se ve en esa enorme pared rocosa se pierde dentro de ella a través de un túnel de 300m de largo que te topas de frente tras una curva sin esperarlo, un túnel escavado artesanalmente y sin modernas perforadoras allá por 1899, todo un hito histórico para el pueblo. Por mucho que lo cuente no se puede entender la sensación de encontrarte este túnel, cruzarlo y hallarte en medio del pueblo.

Santuario del Llovedor

Una vez dentro sientes la serenidad y tranquilidad de los pueblos de antes. Puedes callejear por sus empedradas cuestas, llegar a la iglesia, la torre templaria o a los restos del antiguo castillo templario, destruido durante las Guerras Carlistas en una cruenta batalla donde los castellotanos demostraron su valor.

Castellote

CastelloteCastelloteCastellote

Justo a la entrada del pueblo, y tomando el desvío hacia Molinos, hay un pequeño camino a mano izquierda mal señalizado y en peor estado que te dirige a la Ermita del Llovedor, donde se venera la Virgen del Agua. Las vistas son sencillamente alucinantes desde aquí. La foto de entrada al túnel la tomé desde este paraje, pero esta de abajo con la ermita en medio tampoco tiene desperdicio alguno.

Santuario del Llovedor

Justo encima de la ermita hay una caída de agua desde lo alto de la montaña que en primavera debe ser espectacular, en esta época apenas caía.

B – Grutas de Cristal

Continuando por la misma carretera durante aproximadamente una hora (no es una autopista 😛 ) llegamos al pueblo de Molinos, pero en vez de desviarnos a mano derecha hacia el pueblo lo hacemos a la izquierda siguiento la señal a las Grutas de Cristal a donde llegamos tras unos quince minutos.

Por un módico precio de 7€ accedemos en visita guiada a estas impresionantes cuevas declaradas Monumento Natural por el Gobierno de Aragón en 2006.

Grutas de Cristal, Molinos, Teruel

Grutas de Cristal, Molinos, TeruelGrutas de Cristal, Molinos, TeruelGrutas de Cristal, Molinos, Teruel

Este Espacio Natural Protegido destaca por su completo sistema cárstico formado por una red de galerías y salas subterráneas muy peculiares por sus fomas. Estas formaciones conectan con el exterior a través de las Cuevas de las Graderas o Grutas de Cristal de la Cueva de las Baticambras, constituyendo uno de los mejores ejemplos de este tipo de formaciones de todo el país.

Dentro de la gran variedad de precipitados de carnonatos como son las estalactitas, estalagmitas, columnas, cortinas y cascadas, destaca la formación de estalactitas excéntricas, de crecimiento horizontal. Debido a sus peculiares características las Grutas de Cristal son un Punto de Interés Geológico de importancia nacional.

En la zona destaca la existencia de numerosa fauna fósil, asi como dos asentamientos humanos, uno de los cuales corresponde al Hombre de Molinos, homínido mas antiguo encontrado en Aragón, fechado en unos 25.000 años.

Grutas de Cristal, Molinos, Teruel

Grutas de Cristal, Molinos, TeruelGrutas de Cristal, Molinos, TeruelGrutas de Cristal, Molinos, Teruel

La visita dura alrededor de 45 minutos y son básicamente dos salas comunicadas por unos pasillos plagados todos de formas y figuras esculpidas por el agua y los minerales con el paso del tiempo. En una de las fotos podéis ver lo que un día fue una cascada de agua, hoy, por supuesto, seca, pero que conserva los surcos, lo que demostraría que la cueva estuvo ocupada por el agua.

El guía era un hombre pintoresco 😛 , pero acompañaba el paseo con anéctodas e historia de las cuevas. Muy interesantes sus explicaciones acerca de la formación de las estalacticas: 1cm cada 100 años, simplemente incríble el tamaño que tienen algunas. Al parecer ya se han encontrado muchísimas más cuevas, falta que encuentren la manera de comunicarlas entre sí para hacerlas visitables.

C – Molinos

Saliendo de las cuevas nos dirigimos de nuevo a la carretera principal y bajamos, esta vez sí, al pueblo. Molinos es un lugar tremendamente tranquilo donde se respira sosiego y relax.

Molinos, Teruel

Molinos, TeruelMolinos, TeruelMolinos, Teruel

Lo más destacable de Molinos es el impresionante Barranco de San Nicolás, salto de agua que divide literalmente el pueblo en dos.

Molinos, Barranco de San Nicolas, Teruel

Molinos, Barranco de San Nicolas, TeruelMolinos, Barranco de San Nicolas, Teruel

D – Pantano de Santolea

Regresamos de Molinos por la misma carretera por la que fuimos y nos desviamos hacia Dos Torres de Mercader. Ahora seguimos esa carretera (por llamarle de algún modo) hasta el final durante una hora aproximadamente regresando de nuevo a Castellote. Si lo tuyo son las autopistas, ni lo intentes, sin líneas, sin quitamiedos y en muchos tramos no cabe más que tu coche. Eso sí, lo más probable es que estés tu sólo 😛 . El estado de la vía se compensa con el bello paisaje, un regalo para tus ojos.

Pantano de Santolea, Teruel

Pantano de Santolea, TeruelPantano de Santolea, TeruelPantano de Santolea, Teruel

La carretera discurre paralela al pantano con lo que las vistas son espectaculares al estar éste rodeado por unas impresionantes paredes de roca.

Por toda esta zona no hay cobertura de móvil, ni casas, ni pasan más coches que el tuyo. En este caso iba yo sólo en mi coche y en determinados momentos puedes sentirte intranquilo por si ocurre algo.

Nuestra ruta del sábado termina regresando a Castellote y cenando en el hostal.

F – Cuevas de Cañart

El domingo comenzamos  remontando el río Guadalote por la carretera que atraviesa Cuevas de Cañart. Al llegar a este punto parece que se termine la carretera, pero al otro lado del pueblo continúa. De nuevo no te esperes dos carriles, líneas horizontales o quitamiedos, no deja de ser una pista forestal asfaltada.

Justo al cruzar Cuevas de Cañart te topas con una fantástica vista, lo que un día fue el Convento de Servitas (1790), monumental edificación en ruínas, que aún hoy en día guarda su esplendor.

Cuevas de Cañart

Cuevas de CañartCuevas de CañartCuevas de Cañart

Llegó a estar habitado por 100 monjes hasta que la orden fue diseminada. Posteriormente el convento sería bombardeado durante las Guerras Carlistas. En medio de las ruínas todavía pueden apreciarse restos de lo que fueron sus bajorelieves además de la fachada.

Cuevas de Cañart

G – Órganos de Montoro

Siguiendo la carretera y sin desviarnos del camino a pesar de que en un momento éste pierde el asfalto y se convierte en una pista de tierra, llegamos a este tramo donde realmente vamos al lado del Guadalote, lo que nos deja unos preciosos paisajes otoñales con el río como único sonido de fondo.

Rio Guadalote, Maestrazgo

Rio Guadalote, MaestrazgoRio Guadalote, MaestrazgoRio Guadalote, Maestrazgo

Un poco más arriba llegamos a los Órganos de Montoro, una recia muralla calcárea a la que el capricho de la erosión y el tiempo ha dado la aparente fragilidad de la arquitectura gótica. Está formada por capas paralelas en posición vertical, cinceladas por el agua hasta dar la forma de uno de sus tubos, de ahí su similitud con el órgano de una iglesia.

Organos de Montoro, Maestrazgo, Teruel

Organos de Montoro, Maestrazgo, TeruelOrganos de Montoro, Maestrazgo, TeruelOrganos de Montoro, Maestrazgo, Teruel

Párate todo el tiempo que necesites a contemplar y disfrutar de estos bellos parajes, no tienes prisa y vale la pena disfrutar de los caprichos de la naturaleza.

H – Río Pitarque

Siguiendo la carretera tomamos ahora el desvío hacia Pitarque lo que nos permitirá remontar el río que da nombre al pueblo. De nuevo los paisajes otoñales nos regalan postales de gran belleza.

Rio Pitarque

Rio PitarqueRio PitarqueRio Pitarque

Párate y disfruta, algo así no se ve todos los días. El río atraviesa cañones rocosos que forman junto con la vegetación estupendas composiciones otoñales.

Una vez llegas a Pitarque hay una ruta de senderismo de 4,5km (dos horas ida y vuelta) que te lleva al nacimiento del río. Queríamos haberla hecho pero nos levantamos demasiado tarde y no nos dió tiempo 😛 .

Rio Pitarque

Rio PitarqueRio PitarqueRio Pitarque

I – Villarluengo

Desde Pitarque volvemos hacia atrás y tomamos el desvío hacia Villarluengo. Sólo mira donde está situado.

Villarluengo

Siguiendo la carretera, y si tienes tiempo, puedes parar también en Tronchón, nosotros continuamos puesto que se nos hacía tarde para comer.

Mirambel

Y llegamos al punto final de nuestra ruta, uno de los lugares por excelencia del Maestrazgo y visita obligada en todas las rutas de la zona.

Mirambel

La primera parada es para comer, creo que sólo hay dos restaurantes en el pueblo, nos decantamos por Hostal Guimerá, de nuevo comida típica del Maestrazgo. Judías blancas con chorizo y potaje de garbanzos de primero, ternasco al horno de segundo y flan de cafe y pastel de la casa de postre.

Potaje de Garbanzos, Hostal Guimerá, MirambelJudías blancas con chorizo, Hostal Guimerá, Mirambel

Ternasco al horno, Hostal Guimerá, Mirambel

Flan de cafe y pastel de la casa, Hostal Guimerá, Mirambel

Tras descansar de la comida 😛 , vamos a conocer el pueblo.

Sencillo, tranquilo y pintoresco, Mirambel se encuentra en un estado de conservación y restauración envidiable. Es de esos pueblos Pin y Pon que de tan perfectos que están parecen prefabricados desde la República Independitente de tu Casa. Aún así te encantará pasear por sus calles admirando sus murallas, palacios, casonas y escudos.

Mirambel

MirambelMirambelMirambel

Aunque se desconoce cuando las tropas cristianas conquistaron el lugar de Mirambel, las primeras referencias documentales datan de 1157, cuando Alfonso II, primer monarca de la Corona de Aragón, condeció Fuero Libre a Mirambel. En 1243 la Orden del Temple, en su labor de avance y colonización, otorgó la Carta Puebla.

Los templarios construyeron un castillo-palacio en el núcleo de la villla y comenzaron a amurallar el perímetro, labor que finalizaron en el s.XV sus herederos, los sanjuanistas. Cinco espléndidos portales darían acceso, finalmente, al recinto.

Mirambel adquirió gra protagonismo durante las Guerras Caristas. Aquí se instaló durante bastante tiempo la Junta Suprema de Aragón, Valencia y Murcia; residieron notables carlistas, que llegaron a constituir una pequeña corte. Se asentaron los obispos de Orihuela y Mondoñedo, oficinas del tribunal de secuestros de la policía, curia eclesiástica, tribunal de diezmos y hospitales, intendencia, tribunal de alzada, tesorería general e imprenta real. A mediados del s.XIX en Mirambel y su término vivían 950 personas, hoy son apenas 150.

Mirambel

MirambelMirambelMirambel

Personalmente me recordó muchísimo, salvando las distancias, a Santillana del Mar, la mayor diferencia es la proyección turística de cada sitio (aquí no hay un Altamira 😛 ), pero creo que no tiene nada que envidiarle.

Mirambel

MirambelMirambelMirambel

Aqui terminamos un maravilloso fin de semana en medio de la naturaleza. Dejamos para otra ruta Cantavieja, La Iglesuela del Cid y Tronchón y tras 185km regresamos a Valencia, al día siguiente hay que trabajar 🙁 .

SOS del Rey Católico y alrededores

Como ya había dicho, aún me quedaba algún viaje pendiente. El fin de semana pasado fue el elegido. Esta vez pusimos rumbo a Sos del Rey Católico, había que cumplir un sueño y este era el momento ideal, así que allí me fui con mi acompañante.

Como no podemos parar quietos, esta es la ruta que hicimos esta vez y que iré contando paso a paso.


Ampliar

A – Sos del Rey Católico

Destino central de nuestro viaje. Se sitúa en la provincia de Zaragoza, a escasos kilómetros de Navarra, y es conocida por ser el lugar de nacimiento de Fernando el Católico (1452).

Capital de la conocida como comarca de las Cinco Villas (Sos, Sádaba, Ejea, Uncastillo y Tauste), Sos es una de las poblaciones más bellas de Aragón y fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1968.

Hicimos nuestra estancia en el Parador Nacional, ubicado en un extremo de la muralla medieval.

Parador Nacional de SOS del Rey Católico

La excepcional conservación de su casco histórico convierten un simple paseo por sus calles en un viaje al pasado.

Su casco urbano está repleto de empinadas y empedradas callejuelas medievales que, junto a casonas, palacios, escudos y dovelas, forman un armonioso monumento siempre rodeado de un paraje natural de gran belleza paisajística.

Sos del Rey CatólicoSos del Rey CatólicoSos del Rey Católico

Casi todas las entradas a la villa conservan las antiguas puertas de la muralla, siendo la principal la Puerta de Zaragoza.

De entre todos los edificios nobles destaca el Palacio de los Sada, lugar de nacimiento del, a la postre, rey de Aragón (y despues también Castilla) Fernando el Católico. Llama especialmente la atención su austera fachada renacentista, nada que ver con otras que se pueden ver en otros palacios de la villa.

Sos del Rey CatólicoSos del Rey CatólicoSos del Rey Católico

Gran parte de sus callejuelas conducen al castillo a la vez que recorren rincones de admirable belleza y relevancia artística. Sos fue uno de los lugares fortificados más importantes de la comarca de las Cinco Villas durante los siglos X y XI como atestiguan sus abundantes casas solariegas. Su espléndido asentamiento sobre un elevado espolón convierten a toda la villa en una auténtica fortaleza natural. El castillo se sitúa en uno de los promontorios de la localidad con visibilidad hasta las montañas pirenaicas y la navarra Sangüesa. En su parte central sobresale la Torre del Homenaje, con vistas tanto al pirineo aragonés como navarro.

Sos del Rey CatólicoSos del Rey CatólicoSos del Rey Católico

Si te aburres puedes acercarte al parque eólico que preside las montañas que rodean a Sos y disfrutar de los bellos paisajes prepirenaicos además de ver los molinos de cerca. Si no los has visto nunca la experiencia de ver las aspas girar hacia tu cabeza es realmente llamativa (o aterradora).

Aerogeneradores en SOS

Como de algo hay que vivir, cenamos en el Hotel Restaurante Vinacua. Llama la atención la mezcla entre el toque rústico de su fachada exterior con un estilo totalmente vanguardista en su interior. Cenamos un buen menú del día (sí, para cenar). Revuelto de espárragos y jamon y pimientos del piquillo con salsa de foie de primeros y solomillo de pato con foie y chuletón de buey de segundos. De postre, tarta de cuajada. Relación calidad/precio inmejorable.

Revuelto de esparragos con jamónPimientos del piquillo con salsa de foieSolomillo de pato con foieChuletón de bueyTarta de cuajada

B – Castillo de Javier

A unos 22km de Sos y tras dejar Sangüesa llegamos a este impresionante castillo.

Castillo de Javier

El Castillo de Javier nace en el s.X y es testigo mudo de los primeros enfrentamientos entre los incipientes reinos de Navarra y Aragón.

Inicialmente es una simple torre de vigilancia para defender el valle del río Aragón. Con los años se refuerza y en el s.XV ya es un verdadero castillo propiedad de la familia de María de Azpilicueta, madre de San Francisco Javier. Tras la anexión de Navarra al reino de Aragón, el Cardenal Cisneos ordenó la total demolición del mismo, aunque finalmente es desmochado y reducido a un simple caserón. Todavía puede observarse la base de aquella torre inicial, finalmente convertida en Torre del Homenaje del castillo.

Castillo de JavierCastillo de JavierCastillo de Javier

Ya en el s.XIX, sus propietarios deciden reconstruir el castillo hasta dejarlo tal y como hoy lo podemos ver. He de reconocer que no es que me agraden en especial los castillos tan restaurados, prefiero algo más auténtico aunque no tenga la planta de este castillo y no impresione tanto.

Castillo de Javier

A la vuelta nos encontramos con este numeroso rebaño de ovejas. Sobran las palabras.

Rebaño de ovejas

C – Castillo de Olite

Un clásico de los castillos de España. Sólo le falta alguna doncella en las almenas para que la postal resulte completa.

Castillo de Olite

El Palacio Real de Olite es uno de los conjuntos histórico-artísticos más importantes de Navarra. Está dividido en tres partes, Palacio Viejo (actual Parador Nacional), ruinas de la Capilla de San Jorge, y Palacio Nuevo, la parte visitable del conjunto.

El edificio fue construido entre 1402 y 1424, y comprende un conjunto de estancias, jardines y fosos rodeados de altas murallas y rematados por numerosas torres que le dan una espectacular silueta.

Castillo de Olite

Castillo de OliteCastillo de OliteCastillo de Olite

El promotor de esta obra fue Carlos III «el Noble», rey de Navarra. A este rey se le conoce más por su amor por la cultura y la lujosa vida de palacio que por sus campañas militares, y para dar fe de ello nos dejó este impresionante legado en forma de Palacio, que en su día fue uno de los mas lujosos de Europa.

En 1512, con la unión de Navarra a la Corona de Castilla, comenzó el deterioro del Palacio, ya que solo se utilizó como residencia esporádica de virreyes

En 1813, durante la Guerra de la Independencia, el palacio fue incendiado para evitar que las tropas francesas se hicieran fuertes en él. Toda la decoración interior y parte de la estructura ardieron, quedando el Palacio semi-derruido y vacío.

En 1923, la Diputación Foral de Navarra convocó un concurso para elaborar un proyecto de restauración. Las obras comenzaron en 1937 y duraron unos 30 años.

Castillo de Olite

Castillo de OliteCastillo de OliteCastillo de Olite

Las pruebas de la restauración son evidentes una vez estás dentro del castillo, la diferencia entre la piedra vieja y la nueva salta a la vista. De nuevo, no es que me agrade especialmente visitar un castillo con semejante restauración, pero debo decir que la belleza del conjunto es increíble. En una de las salas se encuentra un monográfico de la restauración, con fotos del estado original del castillo, lo que te da una idea del enorme trabajo que tuvieron que hacer.

Todo, absolutamente todo, es visitable en el castillo. Puedes subir a todas las torres y moverte con libertad por todas las dependencias del castillo a través de múltiples y empinadas escaleras de caracol.

Con la entrada tienes derecho, si quieres, a las visitas guiadas, no tienen sobrecoste adicional, el único requisito es esperar a que comience una de ellas y unirte al grupo. La visita, como suele ocurrir en estos casos, se hace muy interesante puesto que te van contando para qué se utilizaba cada estancia o curiosidades del complejo que de otro modo no hubieras sabido. Una de ellas es, por ejemplo, que este castillo tenía canalizaciones de plomo para transportar el agua por todo el edificio. El Rey había visto este sistema en un castillo alemán y le gustó tanto que se trajo a Olite al plomero que lo había ideado para que lo hiciese aquí también. Como prueba de ello quedan en las paredes las rozas a través de las cuales discurrían las tuberías.

Castillo de Olite

Castillo de OliteCastillo de OliteCastillo de Olite

Aunque prefiero los castillos más auténticos, he de reconocer que dentro de este edificio te sientes transportado 500 años atrás.

Nuestro camino nos conduce hacia Loarre, a través de Carcastillo, Sádaba, Uncastillo y Biel. En nuestro camino cruzaremos y remontaremos el río Gállego, uno de los afluentes del Ebro, que nos deja imágenes con estas. Más adelante volveremos a cruzarnos con este río durante nuestra ruta.

Río GállegoRío Gállego

Nuestro planes incluían comer en Biel, en El Caserío, puesto que nos lo habían recomendado, pero resultó que era lunes y los lunes cerraban, así que tuvimos que conformarnos con picar algo en el otro bar del pueblo.

D – Castillo de Loarre

Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional desde 1906, el Castillo de Loarre fue construido en el S.XI. Es la obra cumbre de las fortificaciones peninsulares y un bello exponente del arte románico que se ha conservado hasta nuestros días en inmejorables condiciones. Representa uno de los mejores ejemplos de la arquitectura militar civil de Europa.

Castillo de Loarre

Castillo de LoarreCastillo de LoarreCastillo de Loarre

La aparición de monedas romanas e íberas en sus proximidades hace pensar que el castillo se construyó sobre las ruinas de «Calagurris fibularia» romana.

En el año 1020 decide su construcción el rey Sancho III el Mayor de Navarra, anexionándolo a su reino y convirtiéndolo en baluarte defensivo frente al poder musulmán. No es hasta el reinado de Sancho Ramírez, hacia 1071, cuando se inician las obras de fortificación y configuración actual y se añade al castillo un componente religioso, con la fundación del monasterio de canónigos de San Agustín.

El castillo se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos. Esto le da un carácter defensivo extraordinario ya que sus muros no podían ser minados.

Castillo de Loarre

Castillo de LoarreCastillo de LoarreCastillo de Loarre

A la muerte de Sancho Ramírez, su hijo Pedro I constituye Montearagón como cabeza de la congregación, lo que quita a Loarre su caracter monástico, mientras que la posterior pérdida de su carácter defensivo vendrá causada por el avance de la conquista de este monarca, volviendo el castillo a manos de la Corona aragonesa, que lo entrega a tenientes y señores.

A partir del s.XII Loarre inicia su declive, a excepción de algunos episodios de la historia de la Corona de Aragón en los que interviene. Esta participación desaparece a partir del XV, lo que ha contribuido a la buena conservación de su estado original, convirtiéndolo en un apetecible escenario para la cinematografía.

Castillo de Loarre

Castillo de LoarreCastillo de LoarreCastillo de Loarre

Al recinto se accede a traves de una puerta entre dos torreones de la muralla exterior que nos conduce a un espacio descubierto y, tras una empinada cuesta, a la única puerta de acceso. Pasada esta puerta y tras subir unas escaleras llegamos al corazón del castillo.

Castillo de Loarre

Castillo de LoarreCastillo de LoarreCastillo de Loarre

El castillo mantiene ese encanto que cualquier amante de los castillos espera encontrar en un sitio mítico como este. Murallas, torres, almenas, arcos, pasadizos, calabozos… no falta de nada en esa fortaleza. Este sí, sin profundas ni llamativas reconstrucciones, es de esos castillos donde estás deseando blandir tu espada y lanzarte a proteger a indefensas doncellas 😉 . Al parecer es, probablemente, el castillo con más ambiente medieval no sólo de España sino de Europa.

Castillo de Loarre

Como curiosidad, las escenas iniciales y finales de El Reino de los Cielos de Ridley Scott, las que muestran a Balian (Orlando Bloom) en su pueblo, fueron rodadas en este castillo.

E – Monasterio de San Juan de la Peña

Continuamos la ruta hacia el Monasterio de San Juan de la Peña por una serpenteante carretera que nos conduce paralelos al río Gállego a Riglos. El viaje por esta vía nos deja unas preciosas vistas de paisajes prepirenaicos que no te dejarán indiferente.

Al acercarnos a Riglos no podrás dejar de admirar los Mallos de Riglos, unas impresionantes rocas que, a mano derecha de la carretera, presiden el horizonte. Se trata de unas enormes paredes de piedra a los pies de las cuales se asienta el pueblo de Riglos. Paraíso de montañeros y escaladores, esta imagen da muestra de la sensación que producen, ten en cuenta que el pueblo es eso pequeño y blanco que se ve abajo a mano derecha. (Dedicado a Juan Pedro 😉 )

Mallos de Riglos

Pasado Riglos tomamos el desvío a mano derecha hacia Bernués y tras unos 50km nos encontramos con el Monasterio de San Juan de la Peña. No te llamará la atención excesivamente, parece un sitio normal. Lo es. Es el monasterio nuevo.

Monasterio Nuevo de San Juan de la PeñaMonasterio Nuevo de San Juan de la Peña

Si quieres puedes hacer una visita, pero lo interesante está un poco más abajo. Siguiendo la misma carretera te topas con esta vista sin esperarlo. Cubierto por una enorme roca que le da nombre, aparece el monasterio perfectamente integrado en el entorno natural.

Monasterio de San Juan de la Peña

Monumento Nacional desde 1889, fue completamente destuido por el fuego en 1494 y 1675, a raíz del cual se construyó el monasterio nuevo.

En el piso superior se encuentra el Panteón Real donde durante cinco siglos fueron enterrados algunos reyes de Navarra y Aragón pero sin duda lo más llamativo es el claustro románico del que se aprecian algunos detalles en esta fotografía.

Monasterio de San Juan de la PeñaMonasterio de San Juan de la PeñaMonasterio de San Juan de la Peña

Cuenta la leyenda hispánica que, a la muerte de la Virgen María,  San Pedro se llevó el Santo Cáliz a Roma pero, debido a las persecuciones contra cristianos, el papa Sixto II decidió dejar la reliquia en manos de San Lorenzo mártir que la hizo trasladar a su Huesca natal. Allí se mantuvo hasta que en 712 los cristianos, huyendo de los musulmanes, se refugiaron en el monasterio de San Juan de la Peña.  Donado por la comunidad de monjes al rey de Aragón en 1399, el Cáliz estuvo en manos de la Corona de Aragón hasta que en 1437 Alfonso el Magnánimo lo entregó a la Catedral de Valencia que desde entonces, según la layenda, alberga el Santo Cáliz.

Algunas vistas del camino en plena naturaleza prepirenaica.

img_3941.JPGimg_3942.JPG

F – Cenando en Sangüesa

Terminamos nuestra ruta en esta localidad navarra, a escasos 13km de Sos. Buscando un sitio donde cenar, algo complicado ya que el pueblo se encontraba en plenas fiestas patronales, dimos con este asador. En pleno centro histórico del pueblo se encuentra el Asador Mediavilla, con una decoración rústica y una cocina tradicional vasco-navarra.

Asador Mediavilla, Sanguesa

Nuestra cena: Ensalada de rape con salmón y jamon y ensalada de codorniz rellena de foie de primeros, solomillo de ternera con salsa de foie y chuleta de buey de segundos. Profiteroles y flan casero para el postre.

Ensalada de codorniz rellena de foieEnsalada de rape con salmón y jamon

Chuleta de bueySolomillo de ternera con salsa de foie

Profiteroles y flan casero

Las ensaladas, además de estar muy buenas, eran muy originales, pero la carne era excepcional, tierna y sabrosa. Para mi mucho mejor que la que tomamos la noche anterior en Sos aunque mi acompañante opinaba lo contrario.

G – Uncastillo

A alguien podía habérsele ocurrido poner un cartel en Sádaba informando que la carretera hacia Uncastillo estaba ¿cortada? por obras. En efecto, cuando parece que el viaje será un sencillo paseo ya que la carretera está en perfectas condiciones te topas con que se termina la carretera. Gracias a una furgoneta que venia detrás nuestra descubrimos un ¿camino? alternativo, desviándote a mano izquierda monte a través, esquivando las obras y volviendo a la ¿carretera?. A partir de aquí y hasta Uncastillo tienes una carretera en obras, sin asfaltar y llena de gravilla que te impide ir a mas de 40km/h. Eso sí,  al final llegas a tu destino 😛 .

Villa de origen militar de la que se tiene constancia desde el s.XI. En su casco urbano destaca su castillo del S.XIII aunque su construcción inicial puede ser anterior a la reconquista. Se trata de un recinto amurallado provisto de torres defensivas y un palacio en su interior que ejerció labores de bloqueo del acceso de los musulmanes asentados en Sádaba hacia los pasos que conducían al interior del reino de Aragón y de defensa de las fronteras pirenaicas. Uncastillo fue pues un importante enclave fronterizo frente a los musulmanes y tuvo un papel fundamental en la reconquista cristiana. Recientemente se ha restaurado la zona alta del castillo y la Torre del Homenaje.

El pueblo cuenta con un segundo castillo, de Sibirana, en dirección Luesia, pero nosotros no llegamos a verlo.

UncastilloUncastillo

Destaca, además, la Iglesia de Santa Maria, declarada Bien de Interés Cultural, del s.XII, románica y con torre almenada.

Durante el siglo XII, Uncastillo vivió un período de esplendor que ha quedado reflejado en sus seis iglesias románicas. Como resultado del poderío económico de la villa en esas fechas, Uncastillo experimentó un profundo desarrollo urbanístico que se ha conservado prácticamente intacto hasta nuestros días.

En el siglo XVI, la villa volvió a vivir un nuevo momento de gran esplendor, durante el que se construyeron otras edificaciones como el ayuntamiento.

UncastilloUncastillo

UncastilloUncastillo

Uncastillo tiene seis iglesias románicas, lo que lo convierten en uno de los mejores conjuntos románicos de España. Una iglesia renacentista, 12 Casas Palacio, la Casa Consistorial del x.XVI, castillos, necrópolis de distintas épocas y culcutras y una judería intacta y su conjunto urbanístico medieval le valieron la declaración en 1966 de Bien de Interés Cultural.

UncastilloUncastillo

H – Castillo de Sádaba

Al llegar a Sádaba te recibe imponente la enorme fortaleza del s.XII que lo preside en lo alto de un cerro.

Este castillo es atípico para la época, sin elementos defensivos clásicos, torre del homenaje, fosos, murallas…  De planta rectangular y con siete torres almenadas, es un claro ejemplo del cambio de edificios castrenses, de ser una torre con una muralla pasa a ser una especie de ciudadela con torres y muros.

Castillo de Sadaba

Castillo de SadabaCastillo de Sadaba

No pudimos entrar, llegamos fuera de horario, pero la visita valió la pena sólo por ver lo imponente del edificio.

De vuelta

El regreso a Valencia desde Sos, para ver algo distinto y no 300km de autovía desde Zaragoza, lo hicimos por otra ruta que nos acercó a nuevos potenciales destinos. En vez de bajar hacia Teruel por la autovía nos desviamos hacia Calatayud.

El paisaje  está plagado de campos y campos de girasoles que, cuando menos, llaman la atención al viajero que, como yo, no los había visto nunca 😛 .

GirasolCampo de girasoles

Calatayud

Calatayud

CalatayudCalatayud

Molina de Aragón

Molina de Aragón

Molina de Aragón

Gracias a esta ruta he descubierto un futuro destino para un fin de semana puesto que me quedé con ganas de visitar el castillo de Molina de Aragón que véis en la foto y, además,  acercarme al Monasterio de Piedra y hacer la ruta completa.

En definitiva, un fin de semana de castillos y pueblos de ambiente medieval que invitan al paseo tranquilo y sosegado sin olvidarnos de la fantástica gastronomía navarro-aragonesa de la zona. Personalmente me quedaron ganas de explorar aún mas la zona y, sobre todo, hacer alguna ruta de senderismo por los Mallos de Riglos. Otra vez será.

Con este artículo se han terminado, posiblemente, los viajes de varios días por lo que queda de año, sin embargo recuperaremos las rutas de fin de semana que abandoné antes del verano y de las que ya tengo tres o cuatro artículos preparados.

Lorca, La Fortaleza del Sol

A unos 75km de Murcia en dirección Almería llegamos a Lorca, conjunto Histórico-Artístico desde 1964.

Con uno de los cascos históricos más ricos e importantes del levante, Lorca aparece ya en el itinerario de la Via Augusta que unía los Pirineos con Cádiz e incluso se han encontrado restos que confirman que ya en el paleolítico estaba poblada. Su estratégica situación a medio camino entre levante y Andalucía la han convertido desde la antiguedad en un lugar codiciado por las distintas civilizaciones, de hecho fue durante mucho tiempo la frontera entre los reinos cristiano y musulmán.

Ayuntamiento de Lorca

El casco histórico está plagado de palacios blasonados y de escudos nobiliarios representativos de lo que un día fue la ciudad en todo su esplendor.

LorcaLorca

LorcaLorca

El sabor añejo que rezuman sus calles invita a callejear descubriendo los distintos edificios y palacetes que la pueblan, te llevarás más de una sorpresa como me ocurrió a mi.

img_3200.JPG

Lorca

He de confesar que esperaba mucho más de esta ciudad después de lo que había leído, pero el siguiente punto de la ruta compensa, sin lugar a dudas, el amargo sabor que puede llegar a dejarte el casco histórico.

El castillo, la Fortaleza del Sol

En lo alto del cerro nos espera el castillo, escenario perfecto para trasladarte a la Edad Media. Bastión defensivo en plena frontera entre los reinos cristiano y musulmán, han sabido reconvertirlo en un lugar para el ocio y el conocimiento.

Aunque el origen de sus murallas es islámico, la Corona de Castilla las aprovechó para levantar el principal bastión defensivo entre el reino cristiano y el emirato de Granada.

Nada más entrar, y después de pagar los 10 euros de entrada (más 2 del aparcamiento), te meten en lo que han llamado La Máquina del Tiempo, una especie de ascensor con un vídeo en el suelo donde te trasladan a la Edad Media. Momento absurdo donde los haya, sí, podrían ahorrárselo puesto que todos salimos pensando ¿qué ha sido esto?. Te pasas esos minutos esperando que ocurra algo, efectos especiales, que se mueva el habitáculo… pero no ocurre nada, el contador de años del vídeo llega a la Edad Media y la puerta que te da acceso al castillo se abre dejándote con cara de idiota. Ahora estás en el s.XIII :|.

Castillo de Lorca

Una vez en el castillo tu cara mejora, está cuidado y con el folleto que te dan tienes información suficiente para seguir la ruta recomendada. El paseo lo han convertido en una especie de guía en vivo por los distintos elementos de la fortaleza, de manera que tienes personajes que te van relatando las vicisitudes de la época, la historia y la forma de vida dentro del castillo. Además, con la entrada, te dan un aparato como los traductores para turistas de toda la vida pero en el que puedes escuchar información detallada de cada uno de los elementos que conforman la fortaleza. Una buena idea.

Aljibe del Castillo de LorcaCastillo de LorcaCastillo de Lorca

Si tienes pensado ir con prisa ólvidalo, conocerlo bien lleva su tiempo, es un castillo grande y con bastantes paradas si te interesa la historia. Yo, que iba con prisa, estuve dos horas recorriéndolo, e insisto en que tenía prisa y no me podía parar mucho. Tenía capacidad para unas 3.000 personas, con lo que te puedes hacer una idea de su tamaño.

Castillo de Lorca

Lo primero que te encuentras es el lado desde el que se vigilaba al reino enemigo, el de Granada. Una inmensa planicie desde la que el vigía tenía controlada casi toda la frontera con los musulmanes, y digo casi toda puesto que, según se ve allí mismo y tal como me relataba el vigía, hay una pequeña loma en el medio que ciega la vista de esa zona. «¿Qué ocurre si el enemigo viene desde la loma?»,  le pregunto, «que tenemos un problema», me contesta 😛 . Y ante los problemas, hacemos sonar el cuerno 😛 .

El castillo tiene dos torres del homenaje, la del Espolón (desde la que se ha hecho la foto de arriba) y la Alfonsina (la que se ve en la foto). La primera torre está totalmente abierta al público y puedes subir hasta arriba del todo, teniendo unas vistas impresionantes no sólo del castillo en sí mismo sino de todo el territorio que dominaba.

Castillo de Lorca

Esta es la torre del Espolón desde el otro extremo del castillo.

Castillo de Lorca

Castillo de LorcaCastillo de LorcaCastillo de Lorca

A lo largo de toda la ruta hay actores ataviados con trajes medievales que representan a los distintos sectores de la población de la época y que te contarán historias de sus vidas, de sus trabajos y de la historia. En esta imagen podemos ver al filósofo, un tío simpático que me contó una bonita historia con moraleja final. Además de éste también está el vigía del reíno enemigo, el herrero, el alquimista, el cantero y alguno más que no recuerdo. Todos ellos hacen que durante la visita te sientas integrado en la historia de la Edad Media.

Castillo de Lorca

El castillo tenía dos aljibes, el grande y el pequeño 😛 . El grande se ha convertido en exposición permanente de las dos formas de entender el mundo, la cristiana y la musulmana, mientras que el pequeño, que garantizaba el suministro de agua en caso de asedio, tiene una exposición sobre el agua y la huerta a través de la historia.

Aljibe del Castillo de LorcaAljibe del Castillo de LorcaAljibe del Castillo de Lorca

Todas las panorámicas del castillo dan idea de su magnitud y de lo que debío representar en su día como elemento defensivo y construcción inexpugnable.

Castillo de LorcaCastillo de Lorca
Castillo de Lorca
Castillo de Lorca

En definitiva, el de Lorca no es un castillo más, es un gran castillo convertido en un lugar de ocio para la historia y el conocimiento de la vida de nuestros antepasados.

Sol, playa, paella y algo de turismo

Aprovechando que mi buen amigo Javi se ha venido a vivir a Valencia por motivos de trabajo, tenía que comenzar a enseñarle las buenas costumbres valencianas. Después de estrenar la noche valenciana el sábado, bastante pobre por cierto en pleno agosto tal y como era de esperar, nos despertamos el domingo como se debe hacer en estas fechas, en la playa. Nada más levantarnos nos fuimos al Saler a pegarnos un baño y tomarnos unas cañas en el chiringuito.

Paella Valenciana

Y llegó el momento de ir a comer. Como suele ser habitual cuando voy al Saler, la comida, sin duda, en Ca Teresa, en el mismo pueblo del Saler, buena relación calidad-precio (guiño personal: no, ni es tuyo ni lo descubriste tu 😉 ). Nuestro menú comenzó con all i pebre (guiso típico valenciano de anguila) y una fritura variada de pescados para terminar, cómo no,  con una paella valencia, la que podéis ver en la foto.

Paella Valenciana

Y Javi a punto de disfrutar de su primera paella, pero tranquilo, habra muchas más donde salgas mejor en la foto 😛 .Y además ya sabes comerla 😛 .

Javi y su primera paella valenciana

La verdad, nos hacemos mayores, no fuimos capaces de terminárnosla, sobró poco pero sobró. La próxima vez habrá que eliminar entrantes.

La Albufera de Valencia

Después de tremenda comida poco nos apetecía volver a la playa a tostarnos al sol, así que improvisamos un recorrido turístico comenzando en la albufera, al lado del Saler mismo.

Declarado Parque Natural en 1986,  la Albufera es la laguna más grande de España. Antiguamente era un golfo marino que terminó cerrado y sus aguas alimentadas por distintos barrancos y acequias. Llegó a ser más extensa de lo que es en la actualidad, pero los cultivos de arroz fueron eliminando terreno.

Albufera de Valencia

Albufera de ValenciaAlbufera de Valencia

La Albufera tiene tres canales que comunican con el mar y permiten el desagüe del lago mediante compuertas de manera que se controla el nivel del agua y se realiza la inundación de los campos de arroz.

Precisamente el cultivo de arroz alrededor de la Albufera ha creado un importante ambiente de flora y fauna donde el arroz es ya imprescindible para mantenerlo.

Sin duda Ximo podría darnos unas cuentas lecciones al respecto.

Castillo de Cullera

Siguiendo la línea de la costa llegamos hasta Cullera. He de reconocer que tengo debilidad por esta población, ahí llegué por primera vez un 1 de agosto de 1999 y ahí pasé parte de los mejores momentos de mis tres primeros años en Valencia.

No es la mejor época para visitarla puesto que ahora mismo esta llenísima de turistas. El mejor momento es, sin duda, en junio o septiembre si lo que buscas es playa. A mi me encantaba Cullera en invierno, sin calor, sin turistas, sin agobios, con el mar picado… ¡qué recuerdos!

Queríamos bañarnos pero no encontramos donde aparcar, así que nos fuimos directamente al castillo. Yo soy payaso pero Javi… en fin 😛 .

Cañon en el Castillo de Cullera

Castillo de Cullera
Castillo de CulleraCastillo de Cullera

Construido por los árabes en los siglos X y XI, el Castillo de Cullera se encuentra enclavado en una montaña desde la que domina defensivamente el golfo de Valencia y la desembocadura del Júcar que da entrada a la comarca de La Safor, de ahí su importancia histórica ya que defendía completamente Valencia desde el sur. Reconquistada Cullera por Jaime I en 1240, ordenó reconstruir el Castillo y hacerlo más elevado. Fortificado y artillado por las tropas francesas en la Guerra de la Independencia y tras haber tomado parte activa en las Guerras Carlistas, se le adosó el Santuario de la Virgen del Castillo que se puede contemplar hoy en día y que sirvió para hacer desaparecer buena parte de los elementos originales.

Castillo de Cullera

En esta panorámica, eso que se ve al fondo que parecen unos verdes prados no lo son, obviamente. No son ni más ni menos que los campos de arroz a punto de estar preparados para la segadora, el mes que viene.

Campos de arroz en Cullera

Atardecer en el Faro de Cullera

Tras pegarnos un baño en la playa de San Antoni, la principal de Cullera, y relajarnos en el chiringuito, nos dirigimos hacia el Faro, zona a la que tengo especial cariño pues ahí pasaba muchos fines de semana hace algunos años. Podéis ver el atardecer en la zona del faro con el mar batiendo contra las rocas de la costa.

Mar picado en el Faro de Cullera

Mar picado en el Faro de CulleraMar picado en el Faro de Cullera

Cuevas de Dragut

Y ya que estábamos allí mismo, vamos a ver las Cuevas de Dragut.
Según reza la historia, el 25 de mayo de 1550, Dragut, lugarteniente de Barbarroja, atacó y destruyó la ciudad de Cullera al amanecer, obteniendo un importante botín en bienes y prisioneros. Enviados rápidamente refuerzos, se utilizó una cueva para el intercambio de los prisioneros, incrementándose aún más su botín. Esta cueva es la que actualmente se conserva en el Faro de Cullera.

Cuevas de Dragut, Cullera

La cueva como tal me gustó, como museo donde pagas cinco euros, la verdad, no 😛 .

Cuevas de Dragut, Cullera

Cuevas de Dragut, CulleraCuevas de Dragut, CulleraCuevas de Dragut, Cullera

La cueva fué utilizada durante la Inquisición como sala de torturas. A lo largo del recorrido se pueden ver objetos de distintas épocas. Interesante en la sala final el bergantín, la colección de armas y los distintos tipos de banderas piratas.

Anochecer en el Faro de Cullera

Anochecer en el Faro de Cullera

Por Las Alpujarras y Guadix

Como ya había comentado, me he ido 4 días a Almería, concretamente a Roquetas de Mar, a descansar de las vacaciones 😛 .

Antes de nada anunciar que hacer el ridículo en Vigo con el Karaoke de Ron Brugal sirvió para algo y fuí agraciado con dos entradas para el concierto de La Quinta Estación en Vigo, pero como no llegaban a tiempo para enviárselas a Marcos puesto que ya estoy en Valencia, las cambié por entradas para el concierto de Xàtiva al que tampoco creo que vaya 😛 .

Han sido unos días muy tranquilos y relajados que he aprovechado para combinar momentos de no hacer absolutamente nada más que piscina y chiringuito y otros más activos para conocer un poco la zona, sin olvidarnos, por supuesto, de la gastronomía.

El hotel donde me alojé estaba situado en una zona completamente turística, rodeado de complejos hoteleros y apartamentos, sin embargo, en contra de lo que esperaba, era una zona muy tranquila, de hecho demasiado tranquila, me hubiera gustado algo más de ambiente para tomar una copa por la noche (5 euros 😉 ). Debo decir que se nota la crisis desaceleración, poca gente, apartamentos vacíos y en venta o alquiler, ningún problema para aparcar… y así en toda la costa de la zona.

La primera noche, tras pasar el día entre la piscina y un paseo por la playa, acertamos con el sitio para cenar. Huyendo de los típicos locales de turistas y chiringuitos de playa nos encontramos medio escondido un restaurante que resulto ser estupendo, La Alpujarra. Cenamos gambas al pil-pil, chipirones y chuletón de buey, todo ello regado con una botella de Sangre de Toro. Mejor que veáis las fotos. El chuletón no se aprecia en su toda su magnitud, la realidad mejora enormemente la foto.

Gambas al pil-pil, Roquetas de MArPuntillitas en Roquetas de MarChuleton de buey en Roquetas de Mar

Las Alpujarras

Al día siguiente tocaba algo de turismo, que no solo de playa vive el hombre, así que nos fuimos decididos a Las Alpujarras Almerienses.

La comarca de La Alpujarra se encuentra al sur de Sierra Nevada, entre las provincias de Almería y Granada.  Durante cientos de años fue lugar de convivencia de musulmanes y gracias a ellos se desarrolló la agricultura de la zona con bancales y regadíos. Sus costumbres perviven hasta nuestros días, lo que convierte la zona en un auténtico oasis en medio del desierto (y nunca mejor dicho).

 AlboloduyAlboloduyLa Alpujarra

El paisaje es impresionante, un árido desierto montañoso con blancos pueblos enclavados. La idea era hacer una ruta completa hacia Alboloduy, Ohanes, Fondón, Laujar de Andarax, Berja y vuelta hacia Roquetas, pero de nuevo un imprevisto con el coche me hizo cambiar de opinión. Estando en medio de las montañas se me enciende el piloto de reserva, perdidos en medio de la montaña sin una gasolinera cerca y sin saber donde estaría la más cercana.

La Alpujarra

Como preguntando se llega a Roma, eso hice. A unos 20km podría repostar, pero iría en sentido contrario al de la ruta que tenía prevista, pero a ver quién hace otra cosa 😛 , así que, camino a la gasolinera. Al repostar resultó que el depósito no estaba tan vacío como parecía, era más el efecto de la inclinación por la subida, pero aún así mejor haberse asegurado. Con el cambio de planes opté por continuar esa ruta cruzando al otro lado de Las Alpujarras y llegar hasta Guadix, ya en la provincia de Granada.

El cambio de ruta provocó que no llegase a Las Alpujarras Granadinas,  zona que tenía muchas ganas de visitar. Habrá que volver 😛 .

Guadix

La verdad es que no tenía muchas referencias de Guadix, pero sonaba bien. Al final no me arrepentí ni mucho menos del cambio de planes, esconde muchas sorpresas.

Situado en la falda norte de Sierra Nevada y a escasos 60km de Granada, es uno de los primeros asentamientos humanos de la Península.

Las dos cosas que más llaman la atención del visitante son la Catedral y la Alcazaba.

Catedral de Guadix

Monumento Histórico-Artístico desde 1931, la Catedral se funda en 1492 y se construye sobre la antigua Mezquita Mayor musulmana. Su construcción se dilató durante hasta el s.XVIII, algo que se ve reflejado en la variedad de estilos presentes en su arquitectura: gótico, renacentista y barroco. Tiene tres fachadas dedicadas a la Anunciación, Santiago Apóstol y San Torcuato.

Caminando por el pueblo te cruzas con multitud de iglesias y palacetes, algunos en muy mal estado de conservación.

 GuadixGuadixGuadixCatedral de GuadixGuadixGuadix

La presencia de blasones está patente en casi cualquier edificio civil dándole un aire señorial.

GuadixGuadixPalacete en Guadix

La Alcazaba centra la vista desde cualquier mirador erguiéndose majestuosa en mitad del pueblo al que domina y defiende. Monumento Nacional desde 1931, se construye en el s.XII sobre las ruínas de una antigua fortaleza musulmana de comienzos de la invasión árabe, allá por el s.VIII.

 Alcazaba de Guadix

Guadix tiene un pintoresco barrio de cuevas trogloditas habitadas desde tiempos ancestrales. Hoy en día incluso se están habilitando como alojamientos turísticos, apartacuevas. Esculpidas en medio de sus cerros arcillosos y horadadas por puertas y ventanas enmarcadas en cal viva, se convierten en habitáculos frescos en verano y cálidos en invierno. Desde este barrio tienes unas vistas expléndidas de La Alcazaba y La Catedral.

Barrio de las Cuevas, Guadix

Barrio de las Cuevas, GuadixBarrio de las Cuevas, GuadixBarrio de las Cuevas, Guadix

A la vuelta hacia Roquetas, dirección Almería, te encuentras a mano derecha con el Castillo de La Calahorra del que ya os hablé en otra ocasión.

De puente por la Sierra de Cazorla

Tras un mes de abril bastante decepcionante (por no decir deprimente) tanto profesional como personalmente dedicimos, mi buen amigo Marcos y yo, irnos de puente las dos parejas para tener unos días de descanso.

Después de la primera edición de lo que hemos dado en llamar Xuntanza Anual Amigos do Lérez (xuntanza es una reunión de amigos en galego mientras que Lérez es el río que pasa por Pontevedra), nos pusimos a organizar la segunda. El destino elegido inicialmente era La Rioja, pero nos fué imposible encontrar un apartamento rural, ni siquiera en Navarra, Zaragoza, Burgos o Ciudad Real, así que terminamos en Jaén, en la Sierra de Cazorla. El lugar elegido fue la Casa del Tío José María en Hinojares. Inicialmente íbamos a ser uno más, pero Emiliano tuvo que dar marcha atrás a última hora por problemas de salud de su padre, ¡que se mejore!. David y Paula tampoco pudieron acudir a esta cita, no os preocupéis, habrá más :).

La vista del pueblo cuando tomas el último desvío es impresionante, para muestra un botón.

Hinojares de NocheHinojares

Nuestro comentario era que parecía un pueblo en medio de un paisaje lunar, no en vano recoge los últimos restos del desierto de Almería. No os preocupéis que el paisaje mejora después. En el pueblo no hay cobertura de telefonía móvil que no sea Movistar, con lo cual nosotros nos pasamos los cuatro días del puente incomunicados, inicialmente te asustas pero a medida que avanzan los días te alegras, relax 100%.

Ya en la casa nos recibieron cordialmente sus dueños, Rosa y Jesús, y nos dejaron un completo catálogo confeccionado por ellos mismos con rutas, mapas, sitios imprescindibles y hasta restaurantes recomendables en cada ruta. Simplemente genial y de muchísima ayuda.

Casa Tío José María, Hinojares

A partir de aquí comenzamos nuestras rutas turísticas y gastronómicas, aunque la verdad es que estas últimas nos defraudaron bastante en general, esperábamos una zona con muy buenas comidas de carnes (cordero, cabrito, caza…) y nos encontramos con pizzerías y más pizzerías, casi todos los restaurantes de los pueblos eran pizzerías.

Nuestra primera parada nos llevó al Arroyo Guazalamanco, donde remontamos el río durante un buen rato buscando las cascadas que venían en los catálogos, cascadas que por supuesto no encontramos, el río traía muy poca agua, pero aún así valió la pena, la zona es preciosa y el río hace bastantes rápidos y cascadas, aunque sean pequeñas. Por la misma zona nos acercamos al Mirador de La Alcantarilla.

Arrollo GuazalamancoArrollo GuazalamancoArrollo GuazalamancoArrollo GuazalamancoArrollo GuazalamancoEmbalse La BoleraMirador de La AlcantarillaMirador de La Alcantarilla

El viernes nos encaminamos decididos a Úbeda y Baeza, declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Menuda decepción. Tiendes a tener el concepto de que algo con semejante declaración tiene que resultarte impresionante al verlo, con esas ganas íbamos, pero te encuentras con algo que no te llama para nada la atención.

ÚbedaÚbedaÚbedaBaezaBaeza

De camino habíamos parado en Cazorla, pueblo que da nombre a la Sierra. Ese sí que es bonito y típico. Vale la pena callejear por su entramado de calles estrechas y subir al Castillo. Aquí tuvimos la peor experiencia gastronómica del viaje, tuvimos que mandar de vuelta dos solomillos de ciervo y un churrasco de ternera (se suponía especialidad de la casa), estaban tremendamente malos, mala carne y muy mal hechos. Nos fuimos sin comer.

CazorlaCazorlaCazorlaCazorla

 

Cazorla, ademas de precioso, es un sitio animado. Si buscas algo más que descanso y silencio, este es tu sitio. Las cañas siempre con tapas, pero no un cuenco de patatas fritas, pinchos morunos (uno por caña) o montaditos de morcilla de la zona fueron los nuestros, simplemente genial y a un precio más que asequible.

Después de la mala experiencia con la comida decidimos pegarnos un homenaje por la noche para compensar, así que nos fuimos a una carnicería y nos surtimos de carnes y embutidos de la zona e hicimos una barbacoa en la chimenea de la casa regando nuestras gargantas con un estupendo Campo Viejo Gran Reserva 2001. Eso sí que es comer y beber.

Barbacoa en Hinojares Barbacoa en Hinojares

A continuación tocaba cumplir con la mejor de las tradiciones, la queimada, lástima que como siempre se nos olvida el conxuro.

Pote de la QueimadaQueimadaQueimada

 

El tercer día fué, sin duda alguna, el mejor en cuanto a rutas culturales. Comenzamos la jornada en el Santuario de la Virgen de Tíscar, considerada la Covadonga del sur, con el Castillo Peñas Negras a sus espaldas y la impresionante Cueva del Agua al frente. Lástima que no hubiese una indicación hacia la cueva que nos evitase hacer unos 60km de sinuosas carreteras de montaña para acabar volviendo al punto de partida. Aún así mereció la pena.

Castillo Peña NegraSubida al Castillo Peña NegraCastillo Peña NegraCastillo Peña Negra

Fijaos en la primera foto, la entrada a la cueva se hace a través de un pequeño túnel escavado en la misma montaña por el que hay que pasar agachado.

Entrada a la Cueva del AguaCueva del AguaCueva del AguaCueva del AguaCueva del AguaCueva del AguaCueva del Agua

Para finalizar el día nos acercamos a Castril, ya en la provincia de Granada. Un pueblo precioso y pintoresco, aquí si que te sientes Lorca en Granada.

CastrilCastrilCastril

En Castril hay dos cosas que no te puedes perder. La primera es simplemente impresionante, la pasarela de madera sobre el río Castril, con su puente colgante y su cueva de varios metros de largo.

Pasarela de madera sobre el río CastrilPasarela de madera sobre el río CastrilPasarela de madera sobre el río Castril

 

La segunda es el castillo… si consigues subir. Para un hombre con mucho vértigo como yo fué un verdadero reto, y más aún viendo la barandilla que han puesto para que te agarres, te da de todo menos seguridad. Aún así una vez llegas a la cima es impresionante.

Castillo de Castril

Aquí finalizamos nuestro segundo día, el más intenso y bonito de todos. Al día siguiente, el último, tocaba madrugar para hacer una ruta a caballo. Los chicos no habíamos montado nunca y las chicas hacía mucho que lo habían hecho. Nosotros íbamos muy pero que muy cagaos, pero al final la experiencia fue flipante y terminamos galopando un poco y jugando entre nosotros.

 

Yo a caballoYo a caballo

Para finalizar el día fuimos hasta Baza, donde comimos, pueblo sencillo. Finalizamos la tarde en el Castillo de La Calahorra, a escasos 18km de Guadix. Lástima que estuviese cerrado.

Castillo de La CalahorraBaza

 

Y con esto y 450km más, de vuelta a casa y al estrés de la rutina diaria. ¿Para cuando la próxima?

Marcos y Nines decidieron continuar camino y prolongar el puente un día más en Granada para ver la Alhambra y el casco histórico. Creo que tuvieron algunos problemas para conseguir entrar, aunque al final lo lograron. Pero esa es otra historia que nos contará él mismo.

Marcos lo cuenta aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.
Y aquí
Y aquí
Y aquí, aquí, aquí y aquí.

 

Excursiones de fin de semana: Morella y Sant Mateu

Tenía una deuda pendiente con Morella. Llevaba mucho tiempo con ganas de ir y al final lo hemos conseguido.

Morella está situada al norte de la provincia de Castellón, a la altura de Vinaroz pero al interior, casi ya en Teruel, en plena zona del Maestrazgo en la comarca de Les Ports. Fue declarada conjunto Histórico-Artístico en 1963 y actualmente trabaja para su reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Fijáos en la impresionante panorámica que te recibe nada mas llegar a Morella. Se puede apreciar la muralla medieval que rodea la ciudad coronada con el castillo.

Vista panorámica de Morella

Morella es de esos lugares en los que te sientes transportado a épocas pasadas. Cabe decir que esta ciudad ha sufrido todas las invasiones y guerras habidas y por haber: celtas, griegos, romanos, bereberes, reconquista, Guerra de Sucesión, independencia contra las tropas napoleónicas, guerras Carlistas… No se ha librado de nada. Imaginaos la historia que encierran sus rincones.

Acueducto medieval de MorellaPortal de Sant Miquel, MorellaVista rasera del castillo desde el exterior de la murallaPortal de Sant Miquel desde el interior, MorellaPintorescas calles de MorellaBasílica de Santa Maria la Mayor, MorellaCuadro pintoresco de Morella con cruceroConvento de San Francisco, MorellaClaustro del Convento de San Francisco, Morella

Si a algo le he de poner pegas es al acceso al Convento de San Francisco y al Castillo. Se realiza desde el propio Convento, pero apenas hay un pequeño cartel colgado de un caballete de pintor en la puerta. Si no es porque vimos salir gente, no nos hubiésemos acercado. Por 2€ tienes acceso a los dos edificios. Eso sí, prepárate para caminar y caminar, la subida al castillo, pronunciada y más larga de lo que parece, se hace pesada. El paseo completo llevará alrededor de 45 minutos y cuando ya crees que estás cerca de la Plaza de Armas te encuentras con un largo camino de escaleras que te hace llegar derrotado.

Vista del Castillo de Morella desde el Claustro del Convento de San FranciascoCañon en el interior del Castillo de MorellaAcceso a la Plaza de Armas del Castillo de MorellaPlaza de Armas del Castillo de MorellaMorella desde el Castillo con la Porta de Sant Miquel y las murallas al fondoPrisión del Castillo de MorellaRuínas de las salas del Convento de San Francisco desde la subida al Castillo de MorellaCamino de subida al Castillo de MorellaVista del Castillo de Morella desde el Claustro del Convento de San Franciasco

Del castillo cabe decir que fue construido aprovechando la propia montaña, con varias dependencias excavadas en la propia roca de la montaña, una de ellas los calabozos.


Entrada al Monasterio de San Francisco y Castillo de MorellaCalle pintoresca de MorellaCalle pintoresca de Morella

Sant Mateu

Aprovechando el viaje de vuelta y por consejo de Álvaro, alias Rachandras, hicimos una parada en Sant Mateu, declarado Monumento Nacional. La verdad, he de decirlo, esperábamos más, y, si tienes en cuenta que bajábamos de Morella, te parece menos aún de lo que en realidad es. Aún así, es un buen lugar para hacer una parada en el camino.

Murallas de Sant MateuCalabozos, Presión del DemonioFont de la Mare de Deu, Sant Mateu

Lo mejor, sin duda, las murallas medievales que caen hacia el lado del río y fueron restauradas en 1996.

Y eso es todo por hoy, de vuelta a casa a descansar un poco que al día siguiente tocaba trabajar.