Archivo de la etiqueta: Personal

Felices Fiestas

Un año más… estamos en Navidad, esa época del año donde todos somos mejores personas, el amor rezuma por todas las esquinas y las ciudades y pueblos huelen a buenas intenciones. Ésa época de telefilms americanos de milagros navideños en la sobremesa, de ¡Qué bello es vivir! y de programas con lo mejor del año. De centros comerciales saturados, de atascos permanentes y de calles abarrotadas de gente comprando compulsivamente. De ateos, de no cristianos y de no creyentes celebrando una fiesta religiosa disfrazada de paganismo o buenas intenciones.

Para mi la Navidad supone regresar a Galicia y reencontrarme con mi familia y amigos (cada vez menos). Mis sobrinas crecen a pasos agigantados sin que yo apenas pueda verlo, es lo que tiene vivir a 1000km de ellas.

Como suele ocurrir, el preludio de la Navidad son las cenas y fiestas con amigos y compañeros. Este año ha habido ya unas cuantas y espero que me queden un par de ellas al menos aún 😉 .

Comenzamos el 12 de diciembre con los amigos de la oficina cenando en la Taberna Jamón Jamon para acabar en Calcata a altas horas de la madrugada…

13122008252.jpg13122008242.jpg

Dejaré sólo las fotos visibles. La calidad es la justa, pero agradezcamos al N95 de Mónica su presencia en la cena, sin él no habría testigos del momento.

Continuamos el 19 con la comida/merienda/cena junto a los compañeros de la oficina. Desgraciadamente me tuve que ir poco después de comer ya que salía hacia Madrid esa misma noche, pero aún tuvimos tiempo de tomarnos una copa en las Mamelludes 😉 (a buen entendedor, pocas palabras bastan 😀 ).

img_8421.jpgimg_8433.jpg

img_8424.jpg

Lo siento, había fotos del resto de la gente pero no me las traje. Si alguien me las envía las cuelgo 😛 .

Al día siguiente, el último fin de semana antes de Navidad, nos acercamos, como ya he comentado, a Madrid, más concretamente a Algete, para celebrarlo con algunos amigos. Esta es la penosa y pésima prueba de ello, al más puro estilo 11811, James Brown o Jackson 5, qué más da la comparación:

imgp0536.JPG

Por cierto, para las mentes inquietas, ella es la Campanario ó Campanilla 😉 .

Ésa semana estaba de guardia y las llamadas me arruinaron literalmente el fin de semana, desde el sábado a mediodía hasta el domingo por la noche (ya durmiendo) no dejaron de molestarme 😛 .

Aprovechando que nos encontrábamos por la zona, y tras algunas compras navideñas, decidimos comer en el Asador el Molino, en la carretera de Algete. Tanto el interior como el exterior del sitio son increíbles. Tiene capacidad para 500 personas y hasta 8 comedores distintos, ahí es nada. A nosotros nos tocó en un salón monográfico taurino como podéis ver.

Asador El MolinoAsador El Molino

En cuanto a la comida, qué os puedo decir, cocina tradicional castellana con productos de calidad, algunos llegan directamente de su propia huerta. Decir, además, que el pan lo asan ellos mismos en sus hornos. En la foto siguiente veréis qué pinta tenía el pan (el sabor era muchísimo mejor de lo que os podáis imaginar).

Comenzamos con matanza casera (lomo, chorizo y morcilla) y espárragos trigueros con huevos fritos y jamón.

Asador El Molino

Entre el primer plato y el segundo me tiré 35 minutos de reloj en el parking con el portátil sobre el capó del coche gracias a una bonita llamada de trabajo. Aún así continuamos con medio churrasco de buey y lechal.

Asador El MolinoAsador El Molino

La materia prima, excelente. Me quedé con las ganas del cochinillo. Otra vez será, seguro que oportunidades no nos faltarán.

He de añadir, eso sí, que este sitio barato no es, pero la calidad, como casi siempre, se paga.

¿Por que os cuento todo esto en mi felicitación Navideña?

Porque vosotros sois mi regalo. Formáis parte de mi vida y ocupáis parte de sus mejores momentos. Porque os la sudan mis artículos técnicos 😛 y me pedís más sobre mis paseos y sobre mis comidas (¡quién me lo iba a decir!).

Ahora comienza la parte más familiar y privada de las fiestas, aunque espero todavía ver y cenar con los amigos de Pontevedra, al menos con los que estén allí estos días (lástima Juanp). Así que, ya sabéis, Marcos, Emiliano, David, Patricia, Tito, Carlos, Dasi… Ramiro (sí, Ramiro, si tengo ganas igual me acerco a verte yo a ti 😉 ). Con Javi ya he quedado a tomar unas cañas y nos hemos puesto al día de nuestras vidas. Cris, a ver si te apuntas coño 😛 , ya sé que soy feo, pero tanto… Nuestro amigo Javi se va a esquiar a Cerler, que «cool» se nos ha vuelto el chico 😛 , no lo veré estos días, una pena.

Vaya desde aquí un profundo abrazo a  todos vosotros que hacéis que mi vida sea lo que es. Seguro que me olvido de mucha gente, pero este artículo recoge el grueso de los que dan y recogen mi cariño y respeto.

A todos vosotros y a los lectores de mi blog que no sois vosotros (pocos 😛 )…

FELICES FIESTAS

Actualizaré con fotos de las próximas celebraciones con amigos que vaya teniendo antes de regresar a Valencia el próximo domingo.

Actualización

El viernes tocaba cenar y, sin esperarlo, se presentó más gente de la esperada.

img_4905.JPG

Y el sábado pude quedar con Tito, Graciela, Carlos y Mora.

27122008002.jpg

Lo siento mucho por todos aquellos a los que no pude ver, me habría gustado estar con todos.

Y seguimos con la falta de personal técnico cualificado

Tenía pendiente hacer un comentario desde la semana pasada.

¿Por qué se empeña Enrique Dans en contradecir a cientos de programadores? ¿En serio es creíble el argumento de que no hay personal adecuadamente cualificado en España? Suelo leer a Enrique y creo que es un tío normalmente serio y coherente en sus argumentaciones (estés o no de acuerdo con ellas), pero es que con ésta no puedo, no la veo reflejada por ningún lado en el mundo real.

Mi experiencia me dice lo contrario. Claro que ya no se reciben cientos de curriculums para una oferta de trabajo, pero es que aquello era lo anormal. ¿Acaso recibes docenas y docenas de currilums para un puesto importante de departamentos tradicionales (comercial, marketing, rrhh…)? ¿Por qué esperas entonces recibirlos para un puesto de programador? Un programador es, desde la base de su formación, personal altamente cualificado y han estado puteados durante muchos años. Resulta que ahora cuando comienza a verse un poco de dignidad en el sector, no hay gente, curioso ¿no?, es decir, ahora que queremos jornadas normales y salarios decentes, faltan programadores. Recuerda que, ante todo, buscas a la/s persona/s que diseñarán y construirán tu producto…

Lo he comentado ya en otras ocasiones pero creo que mis razones siguen siendo completamente válidas:

Sobran más palabras ¿no?.

Síndrome postvacacional

Las vacaciones han llegado a su fin, más o menos. Aunque el verano entra en el ocaso, tengo algunos viajes programados para las próximas semanas que os iré contando puntualmente como siempre 🙂 , serán salidas de tres o cuatro días nada más. Igualmente tengo algún artículo pendiente de escapadas de fin de semana.

He recibido quejas de alguna gente que sigue mi blog o de portales donde está sindicado referente a los artículos no técnicos. Obviamente tienen razón, el carácter principal de este blog es técnico, lo que no quita que escriba lo que yo quiera, pero a ellos mis viajes como que les da bastante igual. A mi, sin embargo, como ya os habréis dado cuenta, me encanta viajar y contar los sitios a dónde voy, es una manera de que todo el mundo conozca esos lugares, y no voy a renunciar a hacerlo.

He decidido, por tanto, crear un feed exclusivo para los artículos técnicos y que cada cual escoja que el mejor le venga.

La url del nuevo feed es:

http://feeds.feedburner.com/cerebrotecnico

Feeds por categorías en WordPress

Cuando Juanjo de Planeta Codigo me propuso hacer un feed exclusivamente técnico me gustó la idea, pero no sabía cómo hacerlo. Ahora que ya estoy de vuelta al trabajo me he parado a leer un poco y, la verdad, la gente de WordPress lo ha pensado bien y es mucho más simple de lo que creía. No hay que tocar ningún fichero.  Simplemente debes crear una categoría que englobe a todos esos artículos técnicos y automáticamente tendrás el feed ya que cada cada categoría tiene el suyo propio. Sólo tendrás que añadir /feed/ al link de la categoría tal como aparece en el listado de categorías del blog. En mi caso:

http://blog.osusnet.com/category/tecnico/feed/

Eso fué lo que hice, añadir una categoría «Técnico» y asociarla a todos los artículos de esta temática ya escritos.

Sencillo ¿no?.

Me voy de vacaciones

¡Que me las he ganado!

Será sólo una semana, pero suficiente para descansar. Me voy a Galicia, con la familia y amigos que ya me están esperando. Salgo hoy mismo a mediodía, sin tiempo de descansar, hay que aprovechar bien el tiempo que otros amigos ya me esperan para cenar hoy mismo 🙂 .

De camino tengo que pasar por la modista a recoger la chaqueta del traje, que mañana hay boda, ¡se casa Marquiños el de Vigo!, quién nos lo iba a decir cuando estudiábamos juntos en Teleco-Vigo. Como no podría ser de otro modo, el trío calavera estaremos allí para contarlo, Marcos, Emiliano (2 veces doctor) y un servidor. ¿Habrá más caras conocidas?

Aprovecharemos para comer y beber, relajarnos, ir a la playa,  ver a la familia, sobre todo a mis sobrinitas Nerea y Aroa que las veo menos de lo que me gustaría, quedar con los amigos, etc.

Intentaremos pasarlo bien, hablar de la vida, de los cambios que hemos sufrido los últimos meses, algunos más que otros, también de proyectos, nuevos y en curso, y porqué no, intentaremos arreglar el mundo.

Todo esto para deciros que durante los próximos días no habrá artículos de trabajo aunque es más que probable que os cuente por donde ando y os enseñe algunas fotos para daros envidia.

Para la vuelta me han obligado a traer unas empanadas y un Albariño para el almuerzo del lunes en la oficina, aunque también tendré que surtirme de aguardiente para las próximas queimadas. A ver qué podemos hacer Mónica 😉 .

¡Nos vemos en Pontevedra!

¿Programando a los 50? No, por favor

Los que me conocen saben que uno de mis blogs habituales es Navegapolis, de Juan Palacio. Es un tío muy coherente y con mucha experiencia en el ámbito de la gestión de proyectos de software, pero lo mejor de todo es que habla desde el punto de vista de un técnico, no de un «director de», y de los problemas que se encuentran los desarrolladores por culpa de la mala gestión de los equipos. Este artículo hace referencias a algunos de sus posts de los últimos meses:

Como referencia a uno de ellos, muy interesante también Circuitos de pérdida de talento, por José Medina.

El viernes pasado, cenando con un alto cargo de RRHH de una multinacional, surgió el tema de los equipos y las selecciones de personal en IT.  Esta persona, antes de su actual puesto, desempeñó puestos similares en consultoras y telecos, con lo que algo sabe del tema. Me sorprendieron, sin embargo, algunas de sus opiniones. Este artículo es la mía.

Desde mi punto de vista y basándome en mi experiencia, un equipo de desarrollo es más que un grupo de gente. Salvo excepciones, son personas con una elevada formación y muy especializada, acostumbradas a pensar, a crear, a diseñar, a las que les apasiona su trabajo, construir, hacer cosas que otros van a utilizar. Esto no se puede entender de otro modo, nadie en su sano juicio se metería en este sector si no le gustase, los salarios son ridículos y el trabajo estresante.

Para entender la mentalidad de un desarrollador debemos comenzar por entender la estructura de un equipo de desarrollo.

Los últimos de la cadena son ellos, los programadores, los que construyen el trabajo, los que afrontan los problemas, los buscan, los solucionan, los preveen, cumplen los plazos… y sólo son los últimos eslabones de la cadena. A continuación tendríamos al responsable del equipo, la pieza clave, el encargado de motivarlos, de valorarlos, de mimarlos. Es el Luis Aragonés de un equipo de desarrollo. Un buen responsable debería preocuparse por la situación personal de su gente,  si tienen problemas (hipotecas, parejas, divorcios, niños…) no rendirán como se espera de ellos. La solución no es pegarles el puro y que se espabilen, es la solución fácil pero la menos buena. Si una persona tiene problemas no necesita que tu le crees más. Es una persona, no un recurso, cuanto antes lo entiendas antes conseguirás formar un equipo.

Encima del equipo y su responsable están toda una maraña de jefecillos y directores de, en general preocupados exclusivamente por su culo y su nómina a final de mes. Gente que hace años pudo ser programador pero se dió cuenta que no tenian un buen futuro y ahora son jefes. Gente para la que su trabajo es cumplir ocho horas e irse a sus casas. No les gusta especialmente su trabajo ni sienten pasión por él, es necesario para llegar a final de mes y punto.

Finalmente están los departamentos comerciales, los encargados de preguntarte plazos y recortarlos a su antojo. Los encargados de decir que sí a todo lo que los clientes solicitan, independientemente de que sea o no viable, ya habrá algún programador que lo solucione, y si no, a trabajar 12 horas diarias y fines de semana para cumplir los plazos.

Bajo esta estructura es fácil adivinar que muy pocos programadores (o ninguno) sienten, con 30 años, que quieren seguir siendo programadores a los 50, picacódigos que decimos. Todos aspiramos a ser responsables o, a poder ser, directores de algo y que otros hagan el trabajo. Triste pero cierto. Hay comerciales, gente de marketing, rrhh… con salarios de 50 a 70.000 euros al año pero nunca habrá un programador, ni siquiera un analista, que llegue a esas cifras. ¿Por qué?. Ellos hacen un trabajo imprescindible, fabrican, piensan, se echan a la espalda un duro trabajo. Un trabajo para el que, en muchos casos, se han pasado años y años en la facultad estudiando, soportando asignaturas y profesores duros (¿ingenierías vs. ADE, derecho, psicología…?). ¿Todo para qué? ¿Para empezar con 800 euros al mes y con suerte, en un par de años, llegar a los 1.000?

Esta persona con la que hablaba me comentaba que, para ella, un equipo eran un par de buenos programadores y el resto picacódigos. Imagino que la estructura que pasaba por su cabeza hablaba más de analistas que de programadores. Aún así es un grave error pensar así. Es como pensar que un equipo de fútbol son dos galácticos y 9 jugadores de relleno que se encargan de dar balones a las estrellas. Qué queréis que os diga, yo prefiero un equipo bien formado de 11 jugadores donde la integración del conjunto cree una estructura sólida y eficaz, un equipo del que ninguno de sus componenes quiere salir pero tampoco necesite destacar, que se sientan valorados y que sientan que participan en algo importante. Alguien diría, claro, ese es el trabajo del responsable del equipo, motivarlo. Y yo le contestaría, entre basura no se puede motivar a nadie. No le puedes hablar de motivación a alguien que cobra 15.000 euros anuales. Su motivación es buscar quien le de 16.500 y cambiar de trabajo. La motivación comienza por el salario y las políticas de mejoras. Si un empleado no puede pagarse un piso, irse de vacaciones unos días o salir a tomar unas copas… ¿cómo vas a motivarle? ¿le vas a contar milongas de que lo que hace es importantísimo? ¿que aquí va a aprender mucho? Yo, sinceramente, me reiría de ti en tu cara.

No vas a ganar la Eurocopa si no tienes equipo. No necesitas a los mejores, pero sí a unos cuantos válidos, compenetrados y motivados. Empieza por un sueldo decente. Trátalos como si fuesen personas, no como animales (de hecho a los animales se les trata muchas veces mejor que a los empleados). Preocúpate por sus vidas y que se sientan valorados. Esa es la motivación que te toca, que sientan que hacen algo útil y que su opinión cuenta, no son simples machacas, es gente que piensa y le gusta encontrar mejores soluciones. Si consigues una maquinaria bien engrasada y trabajando en equipo, sin competencias internas, sin que nadie busque medallitas, con lealtad, con capacidad para reconocer el error de uno y solucionarlo entre todos, amigo, tu trabajo así será mucho más sencillo y productivo.

Cuando un responsable de equipo consigue formar un buen grupo de gente intentará por todos los medios llevárselo con él allá donde vaya, es su garantía de trabajo y confía plenamente en ese equipo, los valora por encima de todo, sabe que su trabajo, si no tiene debajo un buen equipo, será casi imposible.

Siempre se dice que nadie es indispensable, y es cierto, nadie lo es, pero el hecho de que una persona abandone el equipo y entre una nueva puede llevar a tu equipo al fracaso. Puede desestabilizarlo, crear competencias que no existían por el simple hecho de buscar las conocidas medallitas… ¿En serio vale la pena dejar marchar a un buen trabajador sólo por no negociar con él? ¡Qué fácil es pensar que dónde había ese hay más! De un modo o de otro, tu equipo se resentirá y tu serás el primero en sufrir las consecuencias, tu planificación se irá por la borda y los plazos comenzarán a agobiarte.

Hablemos también de los de más arriba, de los directores de. Sí, esos con tan poca autoestima que en cuanto aparece alguien que intenta hacer bien las cosas hacen todo lo posible para cargárselos creyendo que así salvan su puesto de trabajo cuando en realidad están destruyéndolo lentamente. Como argumenta José Medina:

los números uno se rodean de números uno, y los doses, de treses y cuatros

Sobran más comentarios. Más aún en esta conocida cultura que hace jefes a los que ayer eran machacas, la cultura del peloteo, sí. El machaca convertido en jefe será siempre un número tres o cuatro que intentará que un número uno no se le suba a las barbas.

Un programador es una persona que se tiene que reciclar contínuamente, cada año su trabajo cambia, cambian las tecnologías, los lenguajes, las máquinas… y él está ahí al pié del cañón. ¿Os imagináis la experiencia que debe tener un tío de 50 años que lleve 25 programando? Impresionante. Pero nadie lo va a valorar. No. Más bien al contrario. Pensarán, vaya, menudo paquete tiene que ser este para ser un simple programador a su edad… En efecto, esta es la realidad.

Que nadie olvide que, por mucho director de que haya, no estarías ahora utilizando un ordenador si no existiesen los programadores. Es un trabajo donde te acuestas pensando y te levantas buscando soluciones. Piénsalo la próxima vez que arranques tu ordenador.

Por todo esto, no, a los 50 prefiero ser el responsable de un buen equipo e intentar hacer lo que hoy no nos dejan y que los que vengan detrás crean que ser programador es un buen trabajo, digno, gratificante y que te permitirá jubilarte.

Alguien que conozco me llamará ahora idealista 😉 , que todo esto está muy bien pero la realidad es bien distinta. En efecto, así es, pero a mi también me queda algo de idealismo aún. Esperemos que dure.

Sé que se me han quedado algunas cosas que quería decir en el tintero, pero ya está bien de aburriros, me ha quedado más largo de lo que esperaba. Hasta la próxima 🙂 .

Hoy todo importa un poco menos… Euro’08

Da igual si no llegas a final de mes, si tu curro es un asco o si sube el Euribor. Da igual la desaceleración, que el IPC crezca desesuradamente o que el paro vaya en aumento contínuo.

eurocopasimpson.gif

Hoy todo es un poquito mejor porque hoy…

 SOMOS LOS MEJORES DE EUROPA

 

img_3576.JPGimg_3577.JPGdsc00186.JPGdsc00188.JPGdsc00190.JPGimg_3574.JPG

Tenía 8 años cuando un 27 de junio vimos perder a España su merecida Eurocopa ante Francia tras aquél agónico 12-1 a Malta de la fase de clasificación.
Tenía 18 años cuando el codo de Tassoti y la nariz sangrante de Luis Enrique nos mandaron a casa tras una impresionante trayectoria.
Tenía 24 años cuando un penalty fallado por Raúl ante Francia nos mandó a casa en la Eurocopa de 2000.
Tenía 26 años cuando un mal árbitro y el penalty fallado por Joaquín ante Corea nos mandaron de vuelta a casa

Hoy, con 32 años, lo hemos logrado, podemos celebrar algo importante y, lo mejor de todo, lo hemos hecho a lo grande, sin perder ni un partido, sin perder los papeles, limpiamente, jugando al fútbol, con inteligencia.

29062008195.jpg29062008196.jpg29062008200.jpg29062008203.jpg29062008205.jpg30062008206.jpg

Por Arconada, por  Luis Enrique y su nariz, por el NO gol de Michel a Brasil en Mexico’86 (y por el 5-1 de Dinamarca, y por los penaltys también), por el penalty de Raúl en la Eurocopa de 2000, por el penalty de Joaquín en Corea 2002, por la medalla olímpica en Barcelona’92, por los penaltys ante Inglaterra en la Eurocopa del 96… y por tantos y tantos sufrimientos que hemos pasado a lo largo de estos años.

Esta vez sí…

PUDIMOS

¿Como fue tu primera conexión a Internet?

Me copio de Jose Alberto Hernandis una interesante entrada que, tal y como él comenta, y después de mi artículo Historias y homenajes en 8bits, podría titular también «Historias del abuelete 2», jejejeje.

Mi primer contacto con Internet se produjo a finales de 1994, recién llegado a la universidad, en la ETSE Telecomunicación de Vigo. Un inocente chaval de 18 añitos entraba en contacto con el mundo exterior. Comenzamos a tener correo electrónico con unos Macintosh prehistóricos, no sé qué modelo eran pero os aseguro que de los primeros. Al poco tiempo se renovó el parque de PC’s de la Escuela por unos flamantes Pentium90 y nos permitieron recauchutar los viejos 286 para montar una red Linux de uso exclusivo para alumnos en un pasillo muerto (había muchos en aquél extraño edificio). Por aquél entonces ya disponíamos de cuentas personales de correo, de acceso a la red y acceso shell. Por cierto, la mía me la bloquearon al poco tiempo 😉 .

Corría el año 1996 cuando tuve mi primera conexión en casa, un modem 28.800 de ultimísima generación con una superoferta de RedesTB (después CTV y hoy Wanadoo). Comenzar a utilizarlo fue un caos ya que tenía MSDOS6.22+Windows3.11 (ya existía Windows95 pero me negaba a instalarlo 😛 ), así que me tenía que pelear con Trumpet Winsock para lograr conectar a Internet y no había manera así que, después de ver un artículo en PC-Actual sobre cómo conectar con Linux editando no sé cuantos archivos a mano (de aquella tendría un Red Hat 4.1 o similar) decidí a probar suerte con él y así fue como, señoras y señores, mi primera conexión a Internet desde mi casa fue ¡con Linux! (por friki que parezca) y durante muchos meses, hasta que me decidí a migrar mi 486 a Windows95.

Por razones obvias tuve que llegar a un acuerdo con mis padres para hacerme cargo del gasto telefónico porque sí, queridos niños y niñas, hubo un tiempo en este país donde no existían las tarifas planas ni banda ancha y pagábamos una millonada para conectarnos media horita a hipervelocidad, jejejeje. El problema fue que el gasto fue creciendo exponencialmente, sobre todo al descubir los chats y las chavalas que en ellos moraban, pero eso, amigos, es otra historia 😉 .

Estoy de vuelta y prometo quedarme

He dejado de lado el blog casi un mes. La verdad es que he estado un poco agobiado y sin muchas ganas de contar historias que uno nunca sabe si le interesan a alguien por mucho que Google Analytics diga que sí, pero me apetece contarlas y las cuento, porque yo también leo las cosas que escriben otros que tampoco saben si a alguien le interesa lo que cuenta.

Hoy me había levantado contento, de hecho este fin de semana había casi terminado un buen artículo que saldrá casi con toda probabilidad mañana, sin embargo el pasar del día lo ha cambiado todo. Primero un buen compañero de trabajo y casi amigo nos ha «abandonado», la vida es así, pronto estarás en otro sitio mejor Diego, no lo dudes. Marta, anima esa carita mujer, que hay cosas peores, que tu vida no depende del Euribor 😉 y aquí nadie quiere ver esos ojitos a punto de llorar. Desde aquí tenéis todo mi apoyo para lo que necesitéis.

La tarde no ha sido mejor, he llegado a casa y me he dado cuenta de que no tenía llaves, no sabía si las había perdido por el camino o si las había dejado en casa a mediodía con las prisas, en la oficina no estaban. Menos mal que Luis siempre está ahí como último recurso y me ha tocado recorer en taxi media Valencia de ida y otra media de vuelta para poder entrar. Nunca me arrepentiré de haberle dejado un juego de llaves a un buen amigo. Al final, por suerte, las llaves estaban colgadas en su sitio.

Así que aquí estoy, melancólico y escribiendo. Han pasado miles cosas por mi cabeza, mil cosas personales y varios miles profesionales. Cada vez siento más que necesito un cambio de aires, tanto personal como profesional.

Como decía, he vuelto con fuerzas renovadas y me he hecho unas promesas que voy a cumplir, porque yo soy así y porque yo lo valgo 😛 :

  • Prometo recuperar la costumbre de escribir un par de artículos por semana como mínimo.
  • Prometo terminar los libros que tengo en camino, a saber:
  • Álvaro, prometo ser menos serio 😛
  • Marcos, me debes unas cuantas comidas cucharete, aunque haya que dejar 5 euros de propina 😉
  • Prometo recuperar las ganas de maquinar extraños proyectos que nunca sirven para nada pero que mantienen mi ego y mi cerebelo a 1000 por hora.
  • Luis, prometo hacer eso que te debo 😛
  • Y no, no voy a apuntarme al gimnasio, no estoy tan desesperado.

Para ir entrando en materia, una recomendación personal-profesional, Fuckovski, memorias de un ingeniero también disponible en pdf. Creo que cuando tu vida se parece en exceso a la de Fuckovski tienes que volar como Rockefeler. Espero no tener que llegar a esos extremos. Quizás un poco de sol y playa lo solucione, aunque está visto que este año se hace de rogar. En todo caso no hay nada que unos días de playa en A Pragueira y unas cuantas churrascadas con amigos no puedan solucionar.

Mientras tanto, me he enganchado de nuevo a Deluxe, Xoel sabe muy bien lo que se hace. Ahora mismo me harto de repetir su Reconstrucción, prefiero eso a los llorones (¿verdad Guillermo?). He recuperado algunas cosas antiguas, Stone Roses, Soundgarden, Placebo, Radiohead… he redescubierto a Wilco y Muse y me he hiper-enganchado a Kaiser Chiefs.

Os dejo también mi pequeña aportación a la historia de Internet hispana, un honor compartir capítulo junto a Iván Martínez, uno de los fundadores de Infojobs.

Os veo pronto 😉 .

Historias y homenajes en 8bits

load "" <enter>

Si no conoces su significado es que, probablemente, has nacido en los 80 (o después) y/o descubierto los ordenadores en los 90 (o después), para ti la informática siempre ha sido de 16bits o más y ha tenido forma de PC y esto es lo más parecido a una calculadora que conoces:

ZX Spectrum 16k

Hubo un tiempo en que los 8bits dominaban el mundo, no sólo en ordenadores personales sino también en consolas (con Nintendo NES y Sega Master System en cabeza). Ni Almodóvar ni la Movida Madrileña, los 80 fueron y serán toda la vida del ZX Spectrum. Después estaban Amstrad, Commodore Amiga y MSX :P.

Corría el año 1984 cuando descubrí la informática con un flamante ZX Spectrum 16k, sí, 16k de memoria ram, no 2GB. Pronto descubrí que con 16ks no se podía hacer mucho, para hacer algo útil necesitaba la friolera de 48k, pero yo sólo tenía 16 y con eso tuve que conformarme. A partir de ahí comenzó una relación de amor odio que dura hasta nuestros días, sin embargo, mi vida no hubiese sido la misma sin un personaje, un visionario, Sir Clive Sinclair, el inventor de tal artilugio.

Después de haber inventado la primera calculadora de bolsillo en los 60, en 1980 este señor ya quería colocar un ordenador en cada casa y para lograrlo ideó el primer ordenador personal como tal, pequeño y barato, sobre todo comparado con los IBM PC‘s de la época. Para hacernos una idea, creo que un PC costaba más de medio millón de las antiguas pesetas mientras que un Spectrum salía por unas 22.000. Tendrían que pasar 20 años más para que alguien volviese a querer poner un ordenador en cada casa. Sir Clive no lo logró, pero permitió que toda una generación de chavales que merendábamos bocatas de chorizo con Barrio Sésamo e interrumpíamos nuestro partido en la calle los sábados por la tarde para ver V conociésemos los ordenadores y aprendiésemos mucho más de lo que nuestros padrés se habrían imaginado.

Tras el Z80 y el Z81, Research International Ltd. lanza en 1983 el ZX Spectrum en versiones 16 y 48k con un sistema BASIC empotrado en una ROM de 16k, tecnología punta para aquella época. Fue un bombazo en Europa y se vendieron varios millones de equipos, llegando incluso a penetrar en Estados Unidos y Japón. La empresa de Sir Clive facturaba en 1984 más de 3.000 millones de pesetas. Sin embargo en 1986 el fracaso de otras de sus ideas le llevaron a tener que vender la empresa a su más directo competidor, Amstrad (¿os suena?). Esto llevó al lanzamiento del último modelo de la saga Spectrum, fotocopia de los CPC128, el 128k+2 y el 128k+3, mismo modelo pero con unidad de disquettes 3» en vez de cintas. Sí, también tuve uno de estos, el de cinta.

ZX Spectrum 128K

¿Qué hacía especial al Spectrum? Todo en sí mismo. Se conectaba al televisor, sí, ¡a la tele!, venía con un radiocasette y traía de serie un manual de programación BASIC, nuestra futura biblia. Espera, ¿has dicho radiocasette? Así es, queridos niños, en el mundo Spectrum los juegos y programas se distribuían en cintas de audio normales y corrientes y se necesitaba un reproductor para cargarlos en el ordenador, lo que conducía a horas y horas de espera para jugar a un juego, y eso con suerte, ya que tres de cada cinco veces la carga fallaba y había que comenzar de nuevo. Quien alguna vez escuchó el característico ruido de cargar un programa en Spectrum no lo olvidará en su vida, ese pitido chirriante… cuando ya lo conocías sabías perfectamente por el sonido cuando se había fastidiado la carga del juego y había que rebobinar.

¿Quién no ha destrozado las teclas del casette del 128k rebobinando y dando al play? También aprendimos lo que era el tornillo del azimut, indispensable para conseguir cargar con éxito un juego y que tarde o temprano dejaba de funcionar, así que o bien hacías presión con tus manos sobre la cinta para tratar de que cargase el juego o te tocaba tunear el Spectrum, que sí, que has leído bien, he dicho tunear el Spectrum.

MicroHobby fue, es y será un mito. Era LA REVISTA con mayúsculas. Todo lo que se cocía alrededor del Spectrum aparecía en MicroHobby. En casa de mis padres aún conservo la colección casi completa de MicroHobby‘s, desde el número 1. Con esta revista aprendimos a programar y crakear los juegos, que sí, que has vuelto a leer bien, a crakear, con los famosos POKEs y PEEKs consegías saltar de fases o conseguir vidas infinitas, lo único que hacías era modificar determinadas posiciones de memoria y a disfrutar. Microhobby editó por capítulos el mejor libro de la historia para programar el Spectrum en ensamblador, un libro mítico que también tengo encuadrenado. MicroHobby tenía su parte de Bricomanía, y en uno de sus capítulos mostraba como añadir un radiocasette externo al 128k+2, así que me puse manos a la obra. Un par de orificios por aquí, un par de puentes por allí y un par de jacks hembra por el otro lado y tenemos los clásicos mic y ear para conectar un aparato externo. Aún recuerdo los sudores al abrir el Spectrum por primera vez y soldar dentro de él. Fué mi primer tuning de ordenadores.

El pirateo tampoco es nuevo, de hecho ya lo hacíamos por aquél entonces. Como los juegos iban en cinta, era tan sencillo copiarlos como copiar una cinta de música. El colega que tenia una doble pletina era la envidia de todos puesto que tenía la copia perfecta asegurada. Mientras tanto, los demás debíamos conformarnos con puentear los mic y ear de dos radiocasettes. Eso sí, conseguías tener una docena de juegos en una cinta de 60′.

Algo que la mayoría no sabrán es que por aquella época España era la principal potencia mundial en desarrollo de videojuegos. Quién no recuerda nombres como Opera Soft (Livinstone Supongo, La Abadía del Crimen), Topo Soft (Las tres luces de Glaurung, Perico Delgado), Dinamic (Abu Simbel Profanation, Sgrizam) o Zigurat/Made in Spain (Sir Fred)… todas de aquí y con títulos que se vendían a medio mundo en versiones Spectrum, Amstrad y MSX. Si te interesa conocer la historia no deberías perderte esta serie de artículos,

Hoy Sir Clive Sinclair sigue desarrollando ideas y vendiéndolas, pero nunca con el éxito que alcanzó con el ZX Spectrum, más aún, creo que lo importante no fué el éxito en sí mismo sino la influencia que tuvo en la gente de mi generación.

Return sin gosub, POKE, PEEK, CLS, DATA… Cuántas horas aprendiendo a programar. Sí, aprendimos aprogramar en aquello que hoy no sería más que una calculadora avanzada, y menudas obras de arte se hacían con tan poco.

Vaya desde aquí mi más sentido homenaje para ese visionario.

Prometo recuperar mis dos ejemplares de Spectrum (16k y 128k+2) de casa de mis padres y hacerles una vitrina.

Enlaces interesantes de los últimos días